(Minghui.org) Liang Yanguang fue gobernador de Qi Zhou en el tiempo que pasó entre las Dinastías del Norte y del Sur y la Dinastía Cui.

Qi Zhou era conocida por sus sencillas y rústicas costumbres. Por lo tanto, Liang gobernó sin mucha interferencia de su comunidad. La gente vivió una vida sana y salva bajo su gobierno. Su logro político fue votado como el mejor del país.

Cuando fue transferido a ser gobernador de Xiang Zhou, continuó con el mismo estilo de gobierno y trataba a todos y a todas las cosas con compasión, como lo hizo en Qi Zhou.

Dispuesto a enfrentar la adversidad para traer bondad

Muchos de los residentes de Xiang Zhou, sin embargo, eran astutos y deshonestos. Compusieron una balada que se burlaba de Liang y de su capacidad para gobernar Xiang Zhou. Los residentes locales le dieron un apodo y lo insultaban siempre que era posible.

El emperador oyó la balada y en lugar de interiorizarse sobre el asunto, criticó a Liang y lo removió de su cargo.

Después de un año, Liang fue asignado al gobierno de Zhao Zhou. Sin embargo, él tenía sus ojos puestos en Xiang Zhou y pidió al emperador que lo reasignara a esa área porque quería que la gente cambiara sus caminos de connivencia. El emperador cumplió su deseo.

Los matones locales pensaron que iba a ser divertido que Liang voluntariamente retornara a Xiang Zhou. Al arribo a su cargo, Liang comenzó a exponer los crímenes y secretos de los pícaros locales. La información fue precisa y no podía ser falseada. Los matones partieron y los residentes de Xiang Zhou estuvieron conmocionados.

Liang no tomó represalias contra los residentes locales por sus delitos pasados. Por el contrario, los educó y los cambió con compasión.

Locales enmiendan sus caminos bajo las reglas de Liang

Después de la Dinastía Qi del Norte, muchos de los ciudadanos educados partieron y se mudaron a Shanhai Pass. Solo los individuos de la sociedad baja permanecieron, como músicos, prostitutas y vendedores ambulantes. Por lo tanto, el estándar moral local era bajo. La gente se engañaba una con otra y cometían delitos.

Rumores y falsas acusaciones sobre funcionarios inundaron la zona. El objetivo de Liang era poner fin a las prácticas locales corruptas. Así promovió la educación, utilizó sus ingresos para establecer escuelas en cada municipio, y contrató académicos para llevarlos a cabo.

Solo materiales de los sabios fueron los usados en clase y él evaluó a cada estudiante.

Durante los banquetes, los buenos estudiantes se sentaron con los oficiales, aquellos que engañaron, en torno a los que eran pendencieros, y los perezosos en esteras de paja en medio del patio.

Esto les dio a todos un incentivo para mejorar y las costumbres de Xiang Zhou cambiaron para bien.

Por ejemplo, había un hombre llamado Jiao Tong, un alcohólico maleducado con los ancianos. Liang no lo castigó pero le asignó ir a la escuela y leer historias sobre sabios del pasado. Jiao Tong se dio cuenta que su camino necesitaba un cambio y se sintió avergonzado. Reparó su camino y se convirtió en una persona compasiva.

A partir de entonces, los ciudadanos y los oficiales de bajo rango trataron con gente de buen carácter y fueron muy felices. Xiang Zhou estaba libre de peleas y litigios.

Ir a la portada de BLes