Para entender qué es la cultivación espiritual debemos remontarnos a la antigua China, donde tradicionalmente se creía que todos venimos del Cielo y que para poder regresar a nuestro verdadero hogar debemos “cultivarnos”, es decir despojarnos de todo lo malo que nos ata a este mundo terrenal.

En otras palabras, sería el proceso de iluminación que atraviesa una persona que sabe que su ser no se limita a la cáscara del cuerpo humano y que su origen no está en este mundo.

Según la antigua tradición china, a pesar de tener la memoria borrada, los humanos sí tenemos la posibilidad de purificarnos y de regresar.

Este espacio donde vivimos está justamente “moldeado” para que podamos forjarnos, despertarnos de la ilusión y volver a nuestro hogar original. Sin embargo -desviados del camino- hemos olvidado de dónde venimos y permanecemos perdidos en el mundo humano, reencarnando vida tras vida y acumulando karma.

Por ello se dice que cuando una persona descubre su “naturaleza divina” y quiere buscar el camino de regreso, este suceso estremece al mundo.

La característica de “venerar al Cielo” de la antigua china es la manifestación de aquel conocimiento sobre el sentido de la vida humana.

Hoy en día, cada vez más personas buscan respuestas en estas antiguas creencias. Vale la pena explorarlas y sentir esa agradable corriente de energía que se percibe cuando uno finalmente se conecta con lo divino.

¿Ya te suscribiste a nuestro canal de Youtube BLes Cultura?

Ir a la portada de BLes.com.