Los científicos que examinaron una estatua de Buda de más de 1000 años de antigüedad de China, se llevaron una gran sorpresa cuando descubrieron que esta contenía un monje momificado que aparentemente murió durante la meditación.

La momia fue descubierta en una cavidad dentro de la estatua después de que un comprador privado la llevara a un experto para su restauración.

Lo que no está claro es cuándo ni cómo se sacó la estatua del templo de China al cual pertenecía.

El cuerpo momificado en el interior de la estatua corresponde al monje budista chino Qisan Zhang, que fue preservado durante generaciones.

En 2015, cuando un equipo de investigadores hizo una tomografía computarizada de la estatua, observaron que adentro había un cuerpo perfectamente preservado con piel y músculos, una momia completa, no solo un esqueleto.

Además encontraron -en lugar de sus órganos- pequeños trozos de papel cubiertos con caracteres chinos, lo que posiblemente eran textos budistas.

Lo que aún sigue siendo un misterio, es cómo fue momificado el monje. Puede ser que haya pasado por la práctica de la automomificación, popular en Japón, China y Tailandia hace más de 1000 años.

Los restos probablemente se deterioraron y entonces se colocaron dentro de una estatua. “No era raro que los monjes practicaran la automomificación” dijo Wilfrid Rosendahl, un paleontólogo alemán que dirigió la investigación. “Pero encontrar un monje momificado dentro de una estatua es realmente extraordinario”, agregó.

De hecho, es el único ejemplo conocido en el mundo. El monje fue encontrado sentado en la posición de loto, que normalmente se usa en las prácticas de meditación.

Se cree que hay personas que pueden permanecer mucho tiempo en esta posición meditando, incluso hay registros de cultivadores espirituales que estuvieron así durante más de 90 años.

Los estudios revelaron que el monje murió a los 37 años, mostrando signos de inanición, por lo que se considera que entró en un estado de trance tan profundo, que se olvidó totalmente de su cuerpo físico.

Los investigadores infieren que durante los primeros 200 años, la momia fue expuesta y adorada en un templo budista en China y que en el siglo XIV hicieron todo el trabajo para transformarla en una bonita estatua dorada, ya que se dieron cuenta que necesitaba algún tipo de preservación.

El monje era adorado como un bodhisattva, alguien capaz de alcanzar el nirvana o la consumación espiritual, pero que elige permanecer en el mundo físico por compasión hacia la humanidad.

¿Conoces nuestro canal de Youtube BLes Cultura? ¡Suscríbete!

Ir a la portada de BLes.com.

Temas: Categorías: Cultura