La antigua medicina china estaba muy avanzada de una manera que quizás sobrepasaba la ciencia médica actual. Para entender y aceptar verdaderamente a la antigua medicina china se necesita una mente abierta.

Bian Que era un conocido doctor de la medicina china que vivió hace mucho tiempo. Tuvo una vida muy enriquecedora, como se puede ver en la selección de historias que se muestra a continuación.

Aprendiendo habilidades médicas

Bian Que trabajaba en un hotel cuando era muy joven. En ese hotel, había un cliente llamado Changsang.

Cada vez que Bian Que servía a Changsang, era muy respetuoso – esto duró más de 10 años, y su comportamiento no pasó desapercibido para Changsang. Observó cuidadosamente al joven y finalmente llegó a confiar mucho en él.

Un día, cuando estaban solos, Changsang le dijo a Bian Que: “Tengo algunas recetas secretas para ciertas medicinas. Pero ahora soy viejo y me gustaría pasártelas a ti. Por favor, no lo comentes a nadie más”. Bian Que le dio las gracias y aceptó.

Unos días después, Changsang preparó una bolsa de hierbas medicinales y le pidió a Bian Que que tomara la medicina con “agua que no tocara el suelo”, como por ejemplo el agua del rocío de la mañana. Bian Que siguió las instrucciones del anciano y tomó la medicina; en 30 días, pudo ver cosas que antes habían sido invisibles para sus ojos. Si había una pared, digamos, y alguien estaba parado al otro lado, él podía ver a la otra persona a través de la pared. Cuando miraba a un paciente, podía ver todos sus órganos internos y saber instantáneamente si algo andaba mal.

Changsang desapareció instantáneamente después de darle a Bian Que las recetas y la medicina. A partir de esto, Bian Que sabía que no podía haber sido una persona común y corriente.

Después, Bian Que comenzó a practicar la medicina en los reinos de Qi y Zhao. Era famoso por analizar el sistema meridiano.

Percepción remota

Una vez, Bian Que había pasado por el reino de Guo, donde se estaba celebrando un funeral. Un oficial le dijo que el príncipe había muerto repentinamente y que estaba a punto de ser colocado en su ataúd. De pie en la entrada del palacio, Bian Que le dijo al oficial que el príncipe no estaba realmente muerto. De hecho, podría ayudar al príncipe a volver a la vida. El oficial, que estaba interesado en la medicina, no le creyó. Dijo que a menos que Bian Que tuviera habilidades como el antiguo doctor de Yu Fu, que podía ajustar directamente el sistema de meridianos de un paciente en lugar de recurrir a la medicina herbal o a la acupuntura, no habría esperanzas para el príncipe.

Viendo que el oficial no estaba convencido, Bian Que suspiró y dijo que los métodos mencionados por el oficial eran muy limitados; eran como tratar de ver el cielo a través de una caña de bambú.

“Si le pides a un médico que examine al príncipe, debe oír un sonido en los oídos y notar ligeros movimientos de la nariz. Si también le examinara la zona de la ingle del príncipe, el médico notará calor allí”, dijo.

El oficial informó de esto al rey, que salía del palacio para saludar a Bian Que. Bian Que explicó que la causa de enfermedad del príncipe era por la falta de armonía entre el yin y el yang. Eso llevó al colapso su sistema meridiano y se reflejó en la superficie. Como resultado, el cuerpo estaba inmóvil, y parecía como si hubiera muerto.

Bian Que le pidió al estudiante Ziyang, que preparara agujas y le aplicara acupuntura en el punto de acupuntura Baihui. El príncipe recuperó el conocimiento al poco tiempo. Bian Que le pidió a otro estudiante, Bao, que preparara un yeso de hierbas medicinales que podían hacer efecto a través de la piel y lo aplicara debajo de las costillas del príncipe. El príncipe pudo entonces sentarse. Con una sopa adicional para equilibrar el yin y el yang, el príncipe se recuperó completamente en 20 días.

A través de esta historia, podemos ver que Bian Que no sólo tenía habilidades extraordinarias, sino que también era un hombre muy modesto.

La medicina china antigua observaba al cuerpo humano desde la óptica de su nivel de energía. Los antiguos médicos chinos han podido observar el mapa de canales de energía o “Jing-Lo”. (Foto: 4X-image/Getty Images)
La medicina china antigua observaba al cuerpo humano desde la óptica de su nivel de energía. Los antiguos médicos chinos han podido observar el mapa de canales de energía o “Jing-Lo”.

La habilidad de ver a través del cuerpo

Cuando Bian Que estaba en el reino de Qi, el rey Huan Hou lo trató muy bien.

Bian Que le dijo a Huan Hou: “Tienes una enfermedad, y ahora mismo está entre tu piel y tus músculos. Si la ignoras, se irá adentro de tu cuerpo”.

Huan Hou le respondió: “Pero me siento muy bien”.

Después de la salida de Bian Que, el rey dijo a la gente que le rodeaba: “Algunos médicos buscan la fama y les gusta ‘curar enfermedades’ incluso para los que no están enfermos y después se llevan el mérito”.

Al volver a encontrarse con el rey cinco días después, Bian Que le dijo: “Tu enfermedad está ahora en tu sistema de meridianos. Se agravará más si la ignoras”. El rey le contestó: “No tengo ninguna enfermedad”. Después de que Bian Que se marchó, el rey se sintió infeliz.

Cinco días después, al ver al rey en otra ocasión, Bian Que le señaló: “Tu enfermedad ha llegado a los intestinos y al estómago. Empeorará si la descuidas”. El rey no dijo nada.

Pasaron otros cinco días. Al ver al rey esta vez, Bian Que retrocedió sin decir ni una palabra y se fue. El rey envió a alguien para preguntarle por qué. Bian Que dijo: “Cuando la enfermedad se encuentra entre la piel y el músculo, simplemente con una sopa o un yeso pueden curarla. Cuando la enfermedad está en el sistema de meridianos, la acupuntura y las piedras medicinales pueden ocuparse de ella. Cuando la enfermedad está en los intestinos y el estómago, el vino medicinal puede tratarla. Pero cuando la enfermedad está en la médula ósea, ni siquiera el dios a cargo del destino de una persona puede hacer algo al respecto. La enfermedad del rey está ahora en su médula ósea, así que ya no puedo ofrecerle ninguna cura”.

Cuando el rey sintió el dolor cinco días después y pidió ayuda a Bian Que, él ya se había ido. El rey murió poco tiempo después.

El problema resuelto al intercambiar sus corazones

Además de ver a través del cuerpo, Bian Que fue capaz de entender la salud y la personalidad aún más allá. Una vez, tanto Gong Hu como Qi Ying fueron a ver Bian Que para que les tratara sus enfermedades. Después de curarlos, Bian Que dijo que habían heredado no sólo enfermedades sino también deficiencias de personalidad. Él sugirió, que, si intercambiaran sus corazones el asunto podría ser resuelto.

Después de recibir el consentimiento de ambos, Bian Que les dio vino anestésico y los dejó a ambos inconscientes durante tres días. Durante ese tiempo, Bian Que abrió sus pechos, intercambió sus corazones y aplicó una medicina secreta para la recuperación. Después de la cirugía, ambos hombres recobraron el conocimiento y se veían muy sanos. Al regresar a casa, sin embargo, ambos hombres fueron a la casa del otro. Esto desencadenó discusiones en ambas familias que no se resolvieron hasta que Bian Que les explicó lo que había sucedido.

Fuente: Minghui.org

¿Conoces nuestro canal de Youtube BLes Cultura? ¡Suscríbete!

Ir a la portada de BLes.com.

Categorías: Cultura Legado divino

Video Destacados