Siempre creemos que solo los niños pueden aprender de los adultos, sin embargo viéndolo desde otra perspectiva, los mayores tenemos mucho de aprender de los más pequeños.

Los niños nos enseñan más de lo que creemos: su gran capacidad de absorber nuevos conocimientos sin juzgar, la capacidad de sorprenderse y, sobre todo, la inocencia de sus razonamientos.

Detrás de su inocencia habita la sinceridad y la pureza de su corazón. Si miras a los ojos de un niño, sentirás su genuina pureza. Ellos son tan simples que los adultos bien podríamos imitarlos.

Por ejemplo no importa qué tan pobre o rica sea una familia, o de cuántos juguetes o tecnología dispongan, los niños menores de tres o cuatro años aún disfrutan jugando con la tierra, con la arena, con una caja de cartón o cosas simples que encuentren a su alrededor.

Tienen pocos deseos y ambiciones, por lo tanto la generosidad es un valor común entre los más pequeños.

Al no tener pensamientos complicados ellos son espontáneos, naturales y verdaderos. Los adultos bien podríamos aprender más de la simpleza de los niños.

¿Conoces nuestro canal de Youtube BLes Cultura? ¡Suscríbete!

Ir a la portada de BLes.com.

Temas: Categorías: Cultura

Querido Lector,

En BLes tenemos un sueño: revivir la honestidad y la verdad.

Actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva, y la gente del mundo está despertando ante la manipulación de la información, las censuras y las fake news.

Nuestros reportajes nunca son influenciados por el interés comercial o político. La prioridad de BLes ha sido siempre, desde de su fundación, reflexionar y reportar sobre política, economía, ciencia, salud y otros temas de actualidad siempre con honestidad y veracidad.

Así, BLes es parte de un cambio trascendental que atraviesa hoy la humanidad, emergiendo como una fuerza recta y virtuosa, guiada por los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

El mundo está cambiando, los medios que no han hecho su trabajo profesionalmente e imparcialmente y se han dejado seducir por beneficios materiales o intereses personales, tendrán que desaparecer, porque el mundo ha despertado.

El periodismo tiene que volver a abrazar los valores, porque el mundo quiere la verdad.

Pronto podremos ver que el periodismo será respetado nuevamente. Se volverá creíble, reportará con veracidad y con rectitud. Somos uno de los pioneros de esta nueva manera de contar las noticias, con consciencia de un nuevo mundo basado en los valores.

Ayúdanos a hacerlo realidad. Apóyanos para continuar con esta misión.