Redacción BLes– En una familia bien ordenada, los abuelos son un ejemplo constante a seguir por los nietos. En los casos en que los padres no quieren o no pueden cuidar adecuadamente de sus hijos, los abuelos suelen ser los que asumen esta responsabilidad. Hay excepciones, por supuesto, pero en la cultura tradicional, los abuelos suelen tener un papel claro y directo en el cuidado y la crianza de los niños.

Los abuelos ejercen una poderosa influencia en la vida de sus nietos, que se manifiesta sobre todo en el modelado del concepto de familia, las creencias morales y la ética del trabajo.

Los abuelos merecen gratitud y respeto por toda su grandeza y es importante dedicar un momento de vez en cuando a reconocerles por todo lo que hacen.

El abuelo y el bebé en 2020
(Pew Baby/Screenshot Youtube)

Le recomendamos: En 2016 un ALTO MILITAR CHINO TRAZÓ la PROPAGACIÓN de un VIRUS a EE. UU

Ad will display in 09 seconds

Los abuelos apoyan a sus hijos independientemente de la situación y les ofrecen un amor incondicional.

Se desviven por los niños. Además, no piden nada a cambio. Los abuelos saben apoyar perfectamente a sus hijos siempre que necesitan un hombro en el que apoyarse. Como son mayores y tienen experiencia, saben aconsejar a los pequeños sin que se sientan apartados, juzgados o incomprendidos.

Los abuelos parecen existir por el amor a sus nietos. Tanto si se trata de enseñarles como de pasar tiempo juntos, lo hacen todo con la máxima dedicación y compasión.

Los abuelos nos enseñan lecciones esenciales

Enseñan a sus nietos a tratar a los demás con respeto, a cuidar de los animales y a trabajar duro.

Los abuelos hacen más felices a los niños

El último estudio de Sara Moorman y Jeffrey Stokes en The Gerontologist lo confirma. Analizaron el impacto de la solidaridad entre abuelos y nietos adultos, y lo que descubrieron fue bastante interesante. Los síntomas depresivos disminuían en ambos grupos cuando había un mayor nivel de afinidad de conexión entre ellos.

Los abuelos enseñan paciencia y buenos valores

No sucumben a la presión de los plazos o los horarios. Se toman el tiempo necesario para disfrutar y experimentar cada momento de sus vidas. Si te sientes presionado por la vida de la ciudad, tómate un respiro visitando a tus abuelos.

Los abuelos tienen un papel importante en el crecimiento ético de sus nietos. Las historias, los valores y la sabiduría que las abuelas comparten con sus nietos tienen un impacto significativo en el desarrollo moral de los niños. Curiosamente, a los niños no les importa hacer la cama o poner la mesa cuando sus abuelos se lo piden.

La abuela juega a las cartas con sus nietos
(countysandiego/Screenshot Youtube)

Los abuelos hacen que los niños sean más conscientes de su historia familiar

Los abuelos proporcionan una conexión con el pasado. Cuentan historias sobre su infancia y cómo crecieron. Incluso cuentan anécdotas divertidas sobre sus propios hijos, lo que permite a sus nietos comprender mejor a sus padres.

Los abuelos hacen saber a sus nietos lo que significa participar

Según una encuesta de AGA, el 72% de los abuelos creen que convertirse en abuelos es lo más importante y satisfactorio de sus vidas. Eso es prácticamente tres de cada cuatro abuelos. Disfrutan participando en todas las actividades de sus nietos, desde asistir a partidos deportivos hasta hornear galletas con ellos.

Un abuelo y sus dos nietas comen juntos
(Captura de pantalla Youtube/HiHo Kids )

Los abuelos se ocupan de tus necesidades

Puedes estar seguro de que nunca pasarás hambre en casa de los abuelos. Ellos saben cómo atender todas tus necesidades. En casa de los abuelos siempre habrá comida para comer y una cama limpia para dormir. En caso de que llueva, siempre habrá un paraguas disponible. Aunque vayas de visita sin avisar, siempre tendrán un juego de ropa limpia preparado.

Los abuelos siempre sabrán lo que necesitan sus nietos, aunque no lo expresen.

Los abuelos nos recuerdan que la vida no es tan seria

Puede que hayan olvidado el nombre de su cónyuge, que hayan perdido algún diente o que se hayan quedado sin trabajo durante un tiempo, pero saben reírse de sí mismos. Los abuelos reconocen que algunas cosas no son tan importantes como antes, y viven sin miedo ni remordimientos.

Kathy Vittetoe – BLes.com