La gente en la antigua China creía que, entre todos los pecados que impedían que uno se volviera virtuoso, la lujuria era el peor. Se escribieron muchas historias advirtiendo del peligro de la lujuria, como se ilustra en las dos historias a continuación.

Esta primera, cuenta la historia de un erudito que casi pierde la oportunidad de progresar en su carrera debido a su incapacidad de protegerse de la lujuria [1].

La segunda de You Yang Za Zu [2], habla de Xu Xun, una de las famosas deidades en la religión Daoísta. Como único discípulo en superar la prueba de la lujuria, Xu fue elegido para ayudar a su Maestro a matar al demonio serpiente.

[“Todo vuelve”: El principio de la retribución]

El erudito y su misión

En la antigua China, el éxito de un hombre se medía en gran medida por su capacidad de aprobar diferentes niveles de exámenes oficiales. Cuando más exámenes aprobaba, más alto sería su puesto en el gobierno.

Había un erudito en Shandong llamado Lin Changkang. Había aprobado el examen de primer nivel cuando era joven, pero a los 40 años aun no había logrado superar el examen de segundo nivel.

[El hilo rojo del destino: el verdadero amor está predestinado (video)]

Un día, desesperado, el pensó en abandonar su carrera. De repente oyó una voz a su lado que le dijo:

“No te desanimes, por favor”.

Aterrado , Lin preguntó: “Quién hay ahí?”.

“Soy un fantasma, te he estado siguiendo los últimos años”, respondió la voz.

Lin le pidió al fantasma que se mostrara, al principio el fantasma se negó. Después que se lo preguntara repetidamente, el fantasma dijo: “Puedo mostrarme, pero por favor no te asustes cuando me veas”. Lin estuvo de acuerdo.

El fantasma apareció y se arrodilló ante él, cubierto de sangre. “Soy un campesino, un hombre de apellido Zhang del condado de Ye me asesinó y dejó mi cuerpo bajo el molino de piedra, fuera de la Puerta Este. Señor, usted será juez en el condado de Ye en el futuro. Es por eso que lo he estado siguiendo y sirviendo en secreto con la esperanza de que procure hacer justicia en mi caso”.

El fantasma también le dijo a Lin en qué año aprobaría el examen de segundo nivel y también en que año aprobaría el examen imperial, luego el fantasma desapareció. Cuando llegó el momento que el fantasma había predicho, Lin aprobó el examen de segundo nivel, sin embargo, no pasó el siguiente nivel en el momento que el fantasma predijo.

“Cuando se trata de fama y fortuna: ¿Cómo puede un fantasma saberlo todo?”, suspiró.

“Es por tu mala conducta, no estaba equivocado en lo que te dije, ¡no fue mi error!”, dijo la voz del fantasma desde la nada. “Tuviste sexo ilícito con una viuda en cierto día. Nadie más en este mundo lo sabía, pero quedó registrado en el infra mundo. Ya estás perdonado, pero ahora tienes que esperar dos años más para superar el examen imperial”.

Lin se sorprendió al enterarse que todas las acciones de uno eran registradas. Arrepentido de su comportamiento, desde entonces se volvió virtuoso y fue especialmente cuidadoso cuando se trataba de la lujuria. Dos años después, aprobó el examen imperial y fue nombrado juez del condado de Ye.

Cuando llegó a su puesto, salió a patrullar la ciudad. Vio un molino de piedra fuera de la Puerta Este, justo como el fantasma le había descrito. Ordenó que se retirara la piedra y debajo descubrieron un cadáver. Lin citó e interrogó a Zhang, a quién el fantasma había nombrado. Zhang admitió el asesinato y en consecuencia fue castigado.

El daoísta que mató al demonio serpiente

Se dice que Xu Xun fue discípulo de Wu Meng, un famoso maestro daoísta en la Dinastía Jin (266 – 420 a.c). Una vez iba acompañado por más de cien discípulos, Wu se dirijió a Jiangdong para deshacerse de los demonios serpiente de esa zona. Cuando llegaron a un lugar llamado Gao’an, Wu ordenó a sus discípulos que prepararan cien libras de palos de carbón de la misma longitud y los dejaran en el altar.

Por la noche, los palos de carbón se transformaron en mujeres jóvenes con vestidos blancos. Se acercaron a los discípulos de Wu e intentaron seducirlos. A la mañana siguiente, Wu inspeccionó a sus discípulos y vio que solo la ropa de Xu no tenía ninguna marca negra. Confiado que Xu era virtuoso y capaz, Wu lo llevó al lugar donde un enorme demonio serpiente atormentaba a la gente. Cuando apareció, Xu tomó una espada y mató al monstruo. Más tarde Xu se convirtió en una de las deidades más veneradas de la religión Daoísta.

[1] Esta historia es de Censurado por Confucio: Historias de fantasmas de Yaun Mei (1716-1798 a.c)

[2] You Yang Za Zu es una enciclopedia escrita por Duan Chengshi, durante la Dinastía Tang (618-907 a.c)

A través de Minghui.org.

[descarga nuestra APP para recibir nuestro contenido destacado]

Sigue leyendo:

. “Todo vuelve”: El principio de la retribución.

. El hilo rojo del destino: el verdadero amor está predestinado (video).

. Una historia que comprueba que la honestidad trae bendiciones.

¿Conoces nuestro nuevo canal de Youtube? ¡Suscríbete!

Categorías: Cultura Legado divino