Sumergida en el lago Iznik, en Turquía, un arqueólogo identificó las ruinas de la antigua iglesia que buscó durante años.

Cuando vi por primera vez las imágenes del lago, me sorprendió mucho ver una estructura de iglesia tan clara“, dijo Mustafa Sahin, jefe de arqueología de la Universidad de Bursa Uludağ, según cita Live Science el 5 de septiembre.

El arqueólogo buscaba los vestigios desde el año 2006, y con las fotografías las fotografías aéreas que le habían mostrado unos topógrafos en 2014 identificó su objetivo, sumergido 3 metros en el agua, y a unos 50 metros de la orilla del lago, hasta el cual llega la ciudad de Iznik.

La iglesia sumergida

La planta de la iglesia sumergida.

La construcción fue destruida en el año 740 d.C. por un terremoto, y se hundió luego en el lecho que la ocultó durante 1.274 años.

Los especialistas creen que se trata de la basílica erigida en el año 390, cuando la ciudad se conocía como Nicea, y era parte del Imperio Romano.

Posiblemente fue dedicada a San Neófito, ejecutado por los romanos en el año 303 d.C., siendo emperador Diocleciano.

Representación del Concilio de Nicea, en el año 325 d.C.

Por su parte el emperador Constantino convocó en Nicea el primer concilio de líderes de la iglesia, en el año 325, para promoverla por todo su imperio.

Los vestigios se encuentran a solo 50 metros de la ciudad.

Los hallazgos

Desde el 2015 los arqueólogos han excavado alrededor del área sumergida, encontrando varias tumbas humanas, en las cuales también habían monedas de la época.

Dado que algunas de las monedas y los fragmentos de una antigua lámpara, hallados en el lugar, aluden a una estructura más antigua surge la posibilidad de que bajo la iglesia se halle otro templo.

Monedas halladas en el templo sumergido de Iznik.

¿Podría este templo estar debajo de los restos de la basílica?“, se cuestionó el jefe del equipo de arqueología que investiga el caso.

El templo anterior

Sahin sostiene que la basílica se debe haber edificado sobre las ruinas de un templo anterior dedicado a Apolo, dios grecorromano del Sol, que se asociaba a Jesús en los primeros tiempos del cristianismo.

La suposición se basa en registros romanos que cuentan que el emperador Commodus construyó un templo en honor al dios Apolo en Nicea, fuera de sus fortificaciones, durante su reinado entre los años 180 y 192 d. C.  

El museo futuro

Las autoridades locales, lideradas por el alcalde de la ciudad de Bursa, Alinur Aktas, gestionan la creación del primer museo arqueológico subacuático de Turquía, procurando que el tesoro de Iznik no se disperse.

De aprobarse los planos, la construcción se empezaría este año y para el 2019 estaría abriendo sus puertas al público.   

José Ignacio Hermosa – BLes

Categorías: Cultura

Video Destacados