¿Sabías que da Vinci nunca pasó por una escuela formalmente?

Han pasado un poco más de 500 años desde la muerte de Leonardo da Vinci. Considerado uno de los mayores polímatas de la historia de la humanidad, Leonardo fue inventor, artista, músico, arquitecto, ingeniero, anatomista, botánico, geólogo, historiador y cartógrafo.

Aunque su producción artística fue escasa, el impacto de Leonardo fue grande, reflejando su profundo conocimiento del cuerpo humano, sus extensos estudios sobre la luz y el rostro humano y su técnica del sfumato (en italiano, “ahumado”), que permitía obtener imágenes increíblemente reales. Leonardo consideraba a los artistas como aprendices divinos y escribió: “Nosotros, por nuestras artes, podemos ser llamados nietos de Dios”.

Los estudiosos del siglo XXI en el MIT lo clasificaron como la sexta persona más influyente que haya existido. Al igual que Rembrandt y Miguel Ángel, su fama es tal que sólo se le conoce por su nombre de pila. Sin embargo, a pesar de su fama, hay cosas de Leonardo que sorprenden a mucha gente hoy en día.

Leonardo nació fuera del matrimonio el 15 de abril de 1452. Su padre, Piero, era un rico notario y su madre, Caterina, una campesina local. Aunque las circunstancias de su nacimiento situaron a Leonardo en desventaja en cuanto a educación y herencia, el biógrafo Walter Isaacson lo considera un tremendo golpe de suerte. En lugar de esperar que se convirtiera en notario como su padre, Leonardo tuvo la libertad de desarrollar todo su genio. Se conjetura que también le imprimió un sentido especial de urgencia para establecer su propia identidad y probarse a sí mismo.

Leonardo creó algunas de las obras de arte más bellas del mundo, como la “Última Cena” y la “Mona Lisa“. En su época, era conocido como una persona excepcionalmente atractiva. Uno de los biógrafos de Leonardo lo describe como una persona de “extraordinaria belleza física que mostraba una gracia infinita en todo lo que hacía”. Un contemporáneo lo describió como un “hombre bien proporcionado, agraciado y apuesto” que “vestía una túnica rosa” y tenía “un hermoso cabello rizado, cuidadosamente peinado, que le llegaba hasta la mitad del pecho”. Se cree que Leonardo mantuvo relaciones duraderas y posiblemente sexuales con dos de sus alumnos, ambos artistas por derecho propio.

Uno de sus dibujos de cuaderno más conocidos es el “Hombre de Vitruvio”. (Leonardo da Vinci/Wikimedia Commons)

Las pinturas generalmente atribuidas a Leonardo son menos de 20, mientras que sus cuadernos contienen más de 7.000 páginas. Son la mejor fuente de conocimiento sobre Leonardo y se conservan hoy en lugares como el Castillo de Windsor, el Louvre y la Biblioteca Nacional de España en Madrid. Su variado contenido abarca desde dibujos -el más famoso, el Hombre de Vitruvio– hasta notas de cosas que quería investigar, diagramas científicos y técnicos y listas de compras. Constituyen quizá el monumento más notable a la curiosidad y la creatividad humanas jamás producido por una sola persona. Sin embargo, cuando Leonardo las escribió, no eran más que trozos de papel sueltos, de diferentes tipos y tamaños. Sus amigos los encuadernaron en “cuadernos” sólo después de su muerte.

Como resultado de su ilegitimidad, Leonardo recibió una educación formal bastante rudimentaria que consistía principalmente en aritmética comercial. Nunca asistió a la universidad y a veces se refería a sí mismo como un “hombre iletrado“. Sin embargo, su falta de educación formal también lo liberó de las restricciones de la tradición, lo que le ayudó a inculcar la determinación de cuestionar la autoridad y confiar más en su propia experiencia que en las opiniones expresadas en los libros. Como resultado, se convirtió en un observador y experimentador de primera mano, sin interés en servir de portavoz de los clásicos.

Aunque la mente de Leonardo era extraordinariamente fértil, también era un procrastinador empedernido e incluso renunciaba. A menudo tardaba meses o años en empezar a trabajar en los encargos y a veces mantenía a raya a los mecenas con elevadas declaraciones sobre su proceso creativo. Una gigantesca estatua ecuestre para el duque de Milán, cuya fundición requirió 70 toneladas de bronce, podría haber sido su obra más grandiosa, si se hubiese terminado. Sin embargo, una década después del encargo de 1482, Leonardo sólo produjo un modelo de arcilla que posteriormente fue destruido cuando los soldados franceses invasores lo utilizaron para hacer prácticas de tiro.

La vida de Leonardo se superpuso a la de otros dos gigantes del Renacimiento -Michelangelo y Rafael-, pero fue Miguel Ángel quien avivó una intensa rivalidad. El contraste entre los dos hombres no podía ser más agudo. Leonardo era elegante y mostraba poco interés por las cuestiones religiosas, mientras que Miguel Ángel era profundamente piadoso, pero descuidaba su aspecto y su higiene. Miguel Ángel creó algunas de las mejores pinturas de la historia, incluyendo el techo de la Capilla Sixtina, y muchos consideraron su “David” la mejor escultura jamás producida, un triunfo que atribuyó a su mayor rival.

Un cuadro de 1818 de Jean Auguste Dominique Ingres imagina la muerte de Leonardo con un rey presente. (Jean Auguste Dominique Ingres/Wikimedia Commons)

Poco después de que el rey Francisco I de Francia capturara a Milán en 1516, Leonardo entró a su servicio y pasó los últimos años de su vida en una casa cercana a la residencia real. Cuando la muerte le llegó a Leonardo el 2 de mayo de 1519, a la edad de 67 años, se dice que el rey, al que le gustaba tanto escuchar a Leonardo hablar que casi nunca se separaba de él, acunó su cabeza mientras exhalaba su último suspiro. Años después, reflexionando sobre su amistad con el gran hombre, el rey Francisco dijo: “Ningún hombre poseía tantos conocimientos de pintura, escultura o arquitectura como Leonardo, pero lo mismo ocurre con la filosofía. Era un gran filósofo”.

Atribuido recientemente al propio Leonardo, el cuadro es ahora el centro de una nueva intriga. (Leonardo da Vinci/Wikimedia Commons)

En noviembre de 2017, uno de los cuadros atribuidos a Leonardo, “Salvator Mundi” (“Salvador del mundo”), batió el récord de la pintura más cara jamás vendida, con un precio de 450 millones de dólares. Pintado al óleo sobre madera de nogal en torno al año 1500, representa a Jesús ofreciendo una bendición con su mano derecha mientras sostiene en la izquierda un orbe cristalino que parece representar el cosmos. El cuadro había sufrido el abandono y malas restauraciones y durante mucho tiempo se supuso que era obra de uno de los alumnos de Leonardo y en 2005 se vendió como parte del patrimonio de un empresario de Baton Rouge por menos de 10.000 dólares. Se desconoce su paradero actual.

Apenas medio siglo después de la muerte de Leonardo, el biógrafo Vasari resumió de forma excelente su importancia duradera:

“En el curso normal de los acontecimientos, muchos hombres y mujeres nacen con talentos notables; pero ocasionalmente, de una manera que trasciende la naturaleza, una sola persona es maravillosamente dotada por el cielo de belleza, gracia y talento en tal abundancia que deja a los demás hombres muy atrás, todas sus acciones parecen inspiradas y, de hecho, todo lo que hace proviene claramente de Dios y no de la habilidad humana”.

Quinientos años después de la muerte de Leonardo, estas palabras siguen siendo válidas.

Este artículo ha sido reproducido de The Conversation.

Richard Gunderman – fee.org.es

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.