Redacción BLes–Según una investigación publicada recientemente, la famosa efigie de la tumba de metal del “Príncipe Negro” de Eduardo, conocida como una obra de arte “sin precedentes”, fue probablemente construida como un símbolo de propaganda medieval en un intento de consolidar el fallido gobierno de su hijo el rey Ricardo II, como informó Live Science.

Eduardo de Woodstock, heredero del trono inglés, nació en 1330. Recibió reconocimiento mundial con cadenas de victorias militares en Francia durante la Guerra de los Cien Años, siendo la más notable la captura del rey francés Juan II.

En el siglo XVI se le conoció como el “Príncipe Negro”. Sin embargo, la forma en que obtuvo este nombre sigue siendo un misterio.

Antes de su muerte en 1376, al parecer de disentería, escribió su testamento expresando su deseo de que su propia efigie en la tumba fuera construida en metal y “completamente armada en un plato de guerra”, algo “sin precedentes” en la Inglaterra de la época, según informaron los investigadores.

El padre del Príncipe Negro, el rey Eduardo III, también falleció al año siguiente, lo que obligó al hijo mayor superviviente del Príncipe Negro, Ricardo II, a ascender al trono a la edad de 10 años.

La efigie del Príncipe Negro se encuentra sobre una arqueta de mármol en la catedral de Canterbury, en el sur de Inglaterra.

Según un artículo publicado en Burlington Magazine, la nueva investigación ha descubierto que las aleaciones de metal utilizadas en la efigie del Príncipe Negro y en la de sus padres son casi iguales.

Además, ambas efigies comparten el mismo diseño con varias similitudes, incluido el estilo de las letras de los epitafios de las tumbas, lo que plantea la posibilidad de que las dos obras de arte fueran construidas por la misma persona o grupo de personas, tomando la misma fuente de materiales, más o menos en la misma época.

Además, los documentos históricos revelaron un barco que transportaba mármol para la tumba de Eduardo III en 1386, también considerada la época de construcción de la efigie de Eduardo II. Durante este periodo, Ricardo II se enfrentaba a graves problemas en su reinado, tras sofocar una revolución de campesinos cuando la Torre de Londres fue asaltada.

La coincidencia hace pensar a los investigadores que ambas construcciones sirven para afirmar la imagen del rey Ricardo II.

En un correo electrónico con Live Science, Jessica Barker, profesora titular de arte medieval en el Instituto de Arte Courtauld de Londres y autora principal de la nueva investigación, dijo:

“Es probable que Ricardo II asumiera el proyecto de la tumba de su padre en 1386 en parte como una forma de afirmar su autoridad ahora [que] había alcanzado la edad adulta”.

Para celebrar los logros de su familia, Ricardo llevó a cabo diferentes proyectos, como pedir al renombrado autor Chandos Herald que escribiera un poema del Príncipe Negro en 1385 llamado “La vida del Príncipe Negro”.

Según Emily Pegues, asistente de conservación de la Galería Nacional de Arte de Washington, D.C., y coautora de la nueva investigación, durante los tiempos políticos difíciles, los líderes solían realizar proyectos visibles a gran escala como símbolo de poder.

“Vemos que esto ocurre incluso hoy en día, cuando los políticos anuncian grandes planes de construcción para distraer de los problemas políticos perjudiciales y afirmar visiblemente su poder”, dijo Pegues.

Sin embargo, el intento de Ricardo II de apuntalar su reinado finalmente fracasó, y en 1399 su primo lo depuso para convertirse en el rey Enrique IV. Ricardo falleció un año después.

Jade – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.