Redacción BLes – El Regalecus glesne, más conocido como ‘pez remo’, ha cobrado una cierta popularidad en el último tiempo, pero no por su gran longitud o color plateado, sino por ser un símbolo de malos augurios, ya que algunos de sus avistamientos en las costas han sido previos a terremotos o tsunamis.

El caso más conocido donde se atribuyó la etiqueta de ‘mal augurio’ a estos peces, fue en el catastrófico terremoto de Fukushima en 2011 -seguido de un arrasador tsunami- ya que meses anteriores se avistaron al menos una docena de peces remo en las costas de Japón, según el medio Kyodo News.

Captura del tsunami en Japón en el 2011, que causó la muerte de alrededor de 20.000 personas.

Según la mitología japonesa, existe una suerte de ‘serpiente marina’ llamada Namazu que vive debajo de la isla de Japón y genera terremotos cuando sale de su guarida, por ello la presencia de ‘peces remo’ en Japón despierta el temor de que un terremoto se avecina.

[CLICK AQUÍ PARA DESCARGAR LA APP DE BLES]

La cultura oriental está llena de mitos y leyendas, sin embargo a lo largo del tiempo se ha comprobado que todas ellas tienen una base en lo real.

Representación gráfica del monstruo marino Namazu (Wikimedia Commons). La cultura oriental está llena de mitos y leyendas, pero todas ellas tienen una base en lo real.

Pero más allá del mito, los peces remo son subrepticios y no se dejan ver fácilmente, ya que viven a más de 900 metros bajo el nivel del mar, por eso genera una especie de ‘alerta’ cuando son avistados.

Asimismo hay muchos que desestiman esta creencia popular y que argumentan que no está comprobado científicamente, tomándolo como “leyenda urbana” o “superstición”.

Una posible explicación científica podría ser que cambios sutiles en la corteza terrestre en el fondo del mar antes de un terremoto podrían hacer que la corriente revuelva y empuje a las criaturas de abajo hacia la superficie. También que las criaturas son muy sensibles a los movimientos tectónicos y pueden anticiparse a ellos.

Avistamientos recientes

El 2019 ha comenzado con muchos avistamientos de peces remo. A fines de enero se encontraron algunos ejemplares en costas de Japón y una semana después se avistó un ejemplar en el balneario de Máncora, ubicado en Piura, al norte de Perú.

El año pasado también apareció un ejemplar en Tacna, Perú y otro en Iquique, Chile. Asimismo han aparecido en Filipinas y en las costas de California, zona propensa a terremotos debido a la Falla de San Andrés.

La Falla de San Andrés discurre por unos 1300 km a través del estado de California, en Estados Unidos y Baja California, en México.

Asimismo, este mes de junio apareció un ejemplar en la playa Coromuel, en la capital de Baja California Sur para la sorpresa de todos los lugareños.

Serpientes marinas

Según registros históricos, en 1848, la tripulación del buque inglés HMS Dedalus avistó una criatura marina de unos 18 metros de largo, que nadaba con la cabeza afuera del agua. Su aspecto era similar al de una serpiente. Este relato conmocionó a los navegantes y también a toda Inglaterra.

El gigantesco monstruo marino apareció en más de un libro y registros históricos, sin embargo estos avistajes no convencían a la opinión pública y se consideraba a la “serpiente marina” como un mito. ¿Podrían haberse referido al pez remo?

“En libros del siglo XVI y XVII se hablaba de criaturas con aspecto de serpientes marinas. Creemos que podían referirse a los peces remo”, explicó a BBC Milton Love, biólogo del Instituto de Investigación Marina de la Universidad de California-Santa Bárbara.

Representación gráfica del “pez remo”. Su aspecto es similar al que se le atribuye a las “serpientes marinos” o “monstruos marinos” de la antigüedad.

Love llegó a esa conclusión luego de investigar dos de estos ejemplares, que encallaron en el 2013 en la Isla de Santa Catalina.

Los peces remo coinciden con las descripciones de las “serpientes marinas”: son delgados y aplanados, tienen bocas pequeñas y protuberantes, tienen una anatomía similar y pueden llegar a medir hasta 15 metros de longitud.

Pez remo de aproximadamente 5 metros de longitud hallado en Piura, Perú (Facebook)

El investigador Love explicó en la revista Nature que estas criaturas son difíciles de estudiar ya que viven a mucha profundidad y son muy escurridizos, sin embargo se sabe que se alimentan de zooplancton y medusas. No son buenos nadadores por eso es normal que acaben muertos en las playas porque la corriente los lleva a aguas poco profundas y no se saben adaptar.

[CLICK AQUÍ PARA DESCARGAR LA APP DE BLES]

Respecto a los mitos y creencias que rondan alrededor de este pez, el investigador opinó: “Esas creencias no tienen ninguna base científica. Se pensó que porque el ‘pez remo’ vive en las profundidades, puede detectar movimientos tectónicos y que su presencia en las costas es un signo de que algo anda mal. Pero no hay correlación comprobada”.

Le puede interesar: Los 36 occidentales que viajaron a China a defender su fe

videoPlayerId=aa0e691de

Temas: Categorías: Ciencia

Video Destacados