Redacción BLes – La botella de vino más antigua del mundo tiene 1.650 años y fue descubierta hace más 100 en una región de Alemania durante las excavaciones de la tumba de un noble romano. 

Según un medio local, solo una persona está autorizada para manipular la antiquísima reliquia enológica que se conserva en el Museo Histórico del Palatinado en la ciudad de Speyer, de donde ha tomado su nombre.

Los expertos no están seguros de qué podría pasarle al vino si la botella fuese abierta, por lo que ha permanecido sellada.
Los expertos no están seguros de qué podría pasarle al vino si la botella fuese abierta, por lo que ha permanecido sellada.

La botella de vidrio que contiene un litro y medio de una especie de vino con yerbas envasado en el 325 d.C. fue encontrada cerca de Speyer en 1867 y ha estado expuesta desde entonces en el museo.

El antiguo envase se ha manejado con mucho cuidado y nunca se ha abierto, hasta ahora. 

Aunque a los científicos les gustaría probarlo para averiguar exactamente qué edad tiene el vino y de dónde proviene, y quizás también para ver cómo sabe, finalmente se ha decidido dejar la botella como está.

Romperla está fuera de discusión, aseguran desde el museo.

“No está claro qué pasaría si el aire entra en el vino”, dijo Ludger Tekampe al medio alemán The Local, quien encabeza el departamento responsable de almacenarlo.

Existe también el riesgo de que el vino se haya vuelto venenoso con el paso de más de 1.000 años y casi con total seguridad tendrá un sabor desagradable. 

Tekampe comenta que no ha observado ningún cambio en el vino o en su envase en sus 25 años en el museo, la botella parece haber sido cuidadosamente construida por los romanos para evitar que el vino se descomponga. “El contenido es muy estable”, aseguró Tekampe, la única persona que maneja la botella.

“Sostuve la botella en mi mano dos veces durante las renovaciones. Fue una sensación extraña”, agregó Tekampe.

Ir a la portada de BLes.com