Redacción Bles – Un estudio realizado por un equipo de investigación de la Universidad de California y la institución oceanográfica Scripps ha descubierto formas de vida en las nubes que ayudan a su formación.

Aunque ya se pensaba que podían existir formas de vida en las nubes, no se habían hecho experimentos válidos para comprobar este hecho.

Los equipos de investigación determinaron hacer pruebas in situ de las nubes para evitar contaminaciones a las muestras, según se reporta en el portal meteorologienred.com.

Para lograr obtener el material se realizaron una serie de vuelos a través de las nubes en un avión C-130 que iba equipado con un espectrómetro de masas y una cámara de hielo.

Modelo C-130 Foto: Pixabay

Anne-Marine Schmolter de la National Science Foundation (NSF) ha dicho: “Al tomar muestras directamente de las nubes desde un avión, estos investigadores han sido capaces de obtener información acerca de las partículas heladas con un nivel de detalle sin precedentes”.

Las muestras tomadas en los cielos de Wyoming (EE. UU.) han arrojado resultados inesperados que dan pie a nuevas formas de concebir la formación de las nubes.

Antes solo se tenía claro la participación de los aerosoles (polvo, sal marina, materiales orgánicos, partículas de contaminación) en la formación de las nubes, ahora se sabe que las bacterias, esporas de hongos y algunos residuos de planta también son protagonistas en este proceso.

Alrededor de estos componentes orgánicos (como recientemente se descubrió) e inorgánicos, se condensa el agua y el hielo formando gotas y cristales que terminan provocando precipitaciones.

“Al determinar la composición química del corazón de las partículas de hielo individualmente, ellos han descubierto que tanto el polvo inorgánico como -y sorprendentemente-las partículas biológicas juegan un papel determinante en la formación de las nubes”, concluye la doctora Schmolter.

Otro gran hallazgo que se suma al de las partículas orgánicas tiene que ver con la procedencia de las mismas junto a los demás aerosoles.

El estudio concluyó que buena parte de estos elementos proviene de otros continentes, por lo que una precipitación en Estados Unidos bien puede ser provocada por elementos venidos de África o Asia.

¿Conoces nuestro canal de Youtube BLes Cultura? ¡Suscríbete!

Ir a la portada de BLes.com.

Temas: Categorías: Ciencia

Video Destacados