Nuevas investigaciones realizadas con radares de exploración meteorológica, comprobaron que los tornados  inician su proceso de formación en la tierra, haciendo descartar las teorías vigentes hasta entonces, divulgó la entidad de publicaciones científicas AGU100 el 14 de diciembre.

La concepción tradicional acerca de la iniciación de los tornados explicaba que primero se formaba cierta clase de nubes de tormenta desde las cuales descendía un tipo de embudo que llegaba hasta el suelo, lo que coincide con las observaciones a simple vista, ante el fenómeno, según Europa Press.

Los tornados se forman desde el suelo, en contra de la teoría aceptada, revela nuevo estudio
Jana Houser de pie junto al instrumento de radar Rapid X-Pol.

Sin embargo, el radar Doppler móvil de barrido (RaXPol), en combinación con fotos y videos, permitió a los investigadores aportar pruebas acerca de la forma real en la que se forman los tornados, esto es, que la fuerza de rotación del tornado se inicia desde niveles próximos al suelo para ascender a continuación.

“Necesitamos reconsiderar los paradigmas que tenemos para explicar la formación de tornados, y especialmente necesitamos comunicar esto a los pronosticadores que están tratando de hacer advertencias y emitir advertencias” comentó Jana Houser, meteoróloga de la Universidad de Ohio en Atenas, tal como la cita Phys.org.

La idea del estudio partió de las incongruencias de las lecturas del radar y los cientos de fotografías tomadas por los cazadores de tormentas en el año 2013, con ocasión del tornado de El Reno, Oklahoma, que alcanzó una base de 4.2 kilómetros de ancho y velocidades de hasta 480 kilómetros por hora, la segunda más rápida documentada hasta ahora.  

“De este modo se enfatiza el hecho de que necesitamos tener una rotación fuerte, de bajo nivel, básicamente cercana al nivel del suelo, ubicada en el lugar correcto, en el momento adecuado, con respecto a las mayores circulaciones de tormentas principales para formar un tornado“, dijo Houser, de acuerdo con el mimo medio.

Como base del estudio se analizaron los datos del radar para cinco tornados y ninguno de ellos empezó de arriba para abajo, como se creía antes de estas pruebas.   

José Ignacio Hermosa – BLes

Ir a la Portada BLes.com.