El vehículo explorador que la NASA desembarcó en Marte encontró una misteriosa roca dorada que atrajo la atención de los científicos, al grado que reconfiguraron el itinerario del rover Curiosity para que se devuelva a analizar la llamativa muestra.

“Little Colonsay” el objeto que podría ser de oro.

Ahora serán los análisis químicos, que efectúe el robot, los que determinarán la naturaleza química del objeto brillante, comunicó la NASA, el 28 de noviembre, en el informe sobre el hallazgo.

videoinfo__video2.bles.com||f76c230ac__

Ad will display in 09 seconds

A cada uno de los objetivos que se consideran importantes se les asigna un nombre, y en este caso el fragmento aparentemente de ‘oro’ se llama “Little Colonsay”.

“Una de las muestras que intentamos ver mejor es ‘Little Colonsay’. El equipo de planificación piensa que podría ser un meteorito porque es muy brillante. Pero las apariencias engañan, y las pruebas solo provendrán de la química”, fue parte de la declaración emitida por la NASA.

El paso siguiente consiste en buscar y ubicar de nuevo el objetivo y a continuación se enfocarán sobre él los dispositivos con los que cuenta el Curiosity.

La ChemCam analiza los contenidos químicos de los objetivos enfocados.

Por un lado, el aparato llamado ChemCam le lanzará un rayo láser que establece la composición según los elementos químicos que detecte. La capacidad del dispositivo le permite analizar superficies de hasta 1 milímetro cuadrado de área.

Se especula que de confirmarse la presencia de oro en el planeta rojo, se impulsaría en gran medida el esfuerzo por llegar más rápidamente al él.

La llegada del Rover Curiosity a Marte abrió un campo investigativo muy amplio, y gracias a los dispositivos con los que se encuentra equipado ha resuelto algunos de los enigmas existentes sobre el planeta.

José Ignacio Hermosa – BLes