Tatiana Vishnivetskaya, una microbióloga de la Universidad de Tennessee, reportó en 2018 el descubrimiento de un gusano nematodo segmentado de 41,000 años de edad que resucitó al descongelarse.

La microbióloga y su equipo recuperaron a este organismo de las profundidades del permafrost siberiano, reportó el 10 de julio el Daily Caller, citando al Washington Post.

“Por supuesto que estábamos sorprendidos y muy emocionados“, dijo Vishnivetskaya al mismo medio.

Científicos resucitan un gusano de 41,000 años y un musgo de 1,500 años
Organismo similar al reactivado por Tatiana Vishnivetskaya.

Se trata de un nematodo que medía medio milímetro de largo y tenía un cerebro y un sistema nervioso. Este es el más complejo de los organismos que han resucitado, aparte de los unicelulares que los científicos han descongelado y reanimado anteriormente.

Por su parte, Gaetan Borgonie, investigador de nematodos en Extreme Life Isyensya, Bélgica, declaró la extrema resistencia de los diminutos gusanos.

“Estos bichitos sobreviven a casi todo“, dijo el científico agregando que “si sobrevivieron 41.000 años, no tengo ni idea de cuál es el límite superior”, de acuerdo con el Washington Post también.

No es la primera vez que Vishnivetskaya tiene éxito al reactivar a los organismos unicelulares de millones de años de antigüedad que se encuentran en el permafrost.

Los describe como “muy similares a las bacterias que se pueden encontrar en los ambientes fríos [actualmente]”, citó el mismo medio.

El caso del musgo

Además de Siberia, Canadá ha suministrado especímenes congelados de miles de años que también se han podido reanimar.

Catherine La Farge, bióloga evolutiva de la Universidad de Alberta, descubrió muestras de musgo “Aulacomnium turgidum” de 1.500 años de antigüedad en el borde del derretimiento del glaciar canadiense Teardrop Glacier en el 2009.

En cuanto obtuvo calor, luz y un suelo rico en nutrientes alrededor de un tercio de la vegetación descubierta comenzó a generar nuevos brotes y hojas.

“El ambiente de permafrost es muy estable“, dijo a su vez Peter Convey, un ecologista del British Antarctic Survey, quien siguió el descubrimiento de La Farge, y despertó a sus propias muestras de musgo milenario desenterrado del permafrost.

José Ignacio Hermosa – BLes

Temas: Categorías: Ciencia

Video Destacados