Redacción BLes – Heracles Inexpectatus, así fue nombrada la especie de loro gigante que fue descubierta por investigadores neozelandeses y cuyo hallazgo fue publicado el 7 de agosto en la revista Biology Letters. El espécimen habría habitado la Tierra hace más de 16 millones de años.

Según la National Geographic, el hallazgo del espécimen se presentó en St. Bathans, una antigua ciudad minera de Nueva Zelanda situada en la cima de un lago extinto. Dicho lugar venía siendo explorado desde el 2008 por investigadores ya que en el área se habrían descubierto varios fósiles de grandes aves.

[Hong Kong: Instagramer se filma saltando de viga en viga en la cima de un rascacielos [Video]]

Como señala National Geographic, en el sitio se lograron conservar varios depósitos de la época del Mioceno temprano, incluyendo plantas, cocodrilos y murciélagos, además de docenas de especies de aves.

Hasta entonces se sabía que el kakapo, un espécimen actual de loro, es el ave neozelandesa más pesada, sin embargo el reciente hallazgo de Heracles Inexpectus, (nombrado así en alusión al héroe griego Hércules) rompió el récord, dado que pesaba 7 kilos y medía aproximadamente un metro de alto. 

De acuerdo con Trevor Worthy, paleontólogo de la Universidad Flinders de Australia, muchos de los restos de especímenes de aves de la fauna de St Bathan que han sido identificados son pequeños, señaló a la National Geographic.

Sin embargo el investigador destacó que los huesos tibiotarso o baquetas de este pájaro se asentaron junto a los huesos de un ave endémica de St Bathans hasta que se dieron cuenta de que en realidad tales huesos no eran realmente de un espécimen de águila antigua.

Worthy señala que “fue completamente inesperado y bastante novedoso”, y añadió: “Una vez que me convencí de que eran de un loro, obviamente tuve que convencer al mundo”.

[El hallazgo de la joven pareja que ha estado contemplándose por 4000 años]

Worthy, el paleontólogo que estuvo a cargo de la investigación, comparó -junto a su equipo- los huesos de las piernas del ave extinta con los de otros especímenes que observaron a través de imágenes en línea de varios museos para reducir la lista de especies potenciales y así identificar la nueva especie hallada.

En el proceso de acotar la búsqueda poco a poco fueron dando con el orden de Psittaciformes, correspondientes a los loros y cacatúas. Alyson Boyer, ecóloga de la Universidad de Tennessee señaló: “Basado en lo que pudieron mostrar aquí, es convincente. (…) Los loros tienen una morfología muy distintiva”, según informó National Geographic.

De acuerdo con lo recogido por RT, en el proceso de reconstrucción del ave, los investigadores además descubrieron que Heracles Inexpectatus podía consumir casi cualquier tipo de comida debido a su pico fuerte, llevándolos a inferir que la especie bien pudo haber sido depredadora.

Según el profesor Mike Archer de la Universidad de Nueva Gales del Sur, la estructura fósil del ave, así como la rareza de sus restos revelan que se pudo haber tratado de un espécimen que estaría en la parte superior de la cadena alimenticia en el antiguo ecosistema de las islas, informó RT.

También te puede interesar: ‘Falun Dafa’, conoce la historia de la disciplina milenaria china que ha cambiado al mundo entero.

videoinfo__video2.bles.com||5ebb6979d__

Temas: Categorías: Ciencia