Redacción BLes – Un equipo internacional de científicos ha descubierto en las profundidades del subsuelo de la Tierra bacterias ‘zombies’ y otras formas de vida que constituyen entre 15 y 23 millones de toneladas de carbono, se reveló el lunes en una revista científica. 

Según los expertos del Deep Carbon Observatory, esta cantidad de carbono es 245 a 385 veces superior que la masa de carbono de todos los seres humanos del planeta, detallan en un comunicado. 

Compuesto por más de 1.000 científicos de 52 países alrededor del mundo, este grupo de científicos ha estado mapeando la extraña vida salvaje de la “biosfera profunda” de la Tierra, un misterioso mosaico de ecosistemas subterráneos que existe entre la superficie de la Tierra y su núcleo, donde las condiciones para la vida son extremas tanto por temperatura como por la enorme presión. 

“Incluso en condiciones oscuras y energéticamente desafiantes, los ecosistemas intraterrestres han evolucionado y persistido de manera única durante millones de años”, dijo en el comunicado Fumio Inagaki, geomicrobiólogo de la Agencia Japonesa de Ciencia y Tecnología Marino-Tierra y miembro del DCO.

Cara Magnabosco y sus colegas recolectan muestras de agua antiguas a 1.3 km de profundidad dentro de la mina de oro Beatrix, Sudáfrica, para investigar la diversidad y abundancia de microbios profundos. Imagen cortesía de Gaetan Borgonie (Extreme Life Isyensya, Bélgica) y Barbara Sherwood Lollar (Universidad de Toronto, Canadá)
Cara Magnabosco y sus colegas recolectan muestras de agua antiguas a 1.3 km de profundidad dentro de la mina de oro Beatrix, Sudáfrica, para investigar la diversidad y abundancia de microbios profundos. Imagen cortesía de Gaetan Borgonie (Extreme Life Isyensya, Bélgica) y Barbara Sherwood Lollar (Universidad de Toronto, Canadá)

Mitch Sogin, del Laboratorio de Biología Marina, Woods Hole, Estados Unidos, copresidente de la comunidad Deep Life de DCO con más de 300 investigadores en 34 países explicó que explorar el subsuelo profundo es “similar a explorar la selva amazónica. Hay vida en todas partes y en todas partes hay una abundancia impresionante de organismos inesperados e inusuales”. 

Los científicos, que han estado estudiando la ‘vida profunda’ durante 10 años, han podido confirmar que hay vida en el subsuelo de prácticamente todos los lugares del planeta, aunque el muestreo ha alcanzado a una mínima parte de la totalidad de la Tierra. El récord de vida más profunda se encuentra a 5 kilómetros bajo la superficie del océano. 

Los científicos buscan señales de vida en núcleos como este. Los núcleos de la Expedición 337 del Programa Internacional de Descubrimientos Oceánicos (IODP) se llevaron a profundidades de hasta 2,5 km por debajo del fondo marino, donde la temperatura aumenta de 30 ° C a 60 ° C, abarcando el límite de temperatura previsto para la vida en la Tierra. Imagen cortesía de Luc Riolon / JAMSTEC
Los científicos buscan señales de vida en núcleos como este. Los núcleos de la Expedición 337 del Programa Internacional de Descubrimientos Oceánicos (IODP) se llevaron a profundidades de hasta 2,5 km por debajo del fondo marino, donde la temperatura aumenta de 30 ° C a 60 ° C, abarcando el límite de temperatura previsto para la vida en la Tierra. Imagen cortesía de Luc Riolon / JAMSTEC

Algunas de estas especies habitan en los lugares más calientes y profundos del mundo. Uno de estos organismos es el Geogemma barossii unicelular, según el comunicado.

Al vivir en respiraderos hidrotermales en el fondo marino, esta forma de vida esférica microscópica crece y se replica a 121ºC, muy por encima del punto de ebullición del agua a 100ºC.

“Nuestros estudios sobre los microbios de la biosfera profunda han producido mucho conocimiento nuevo, pero también una realización y una apreciación mucho mayor de lo mucho que todavía tenemos que aprender sobre la vida del subsuelo”, dice Rick Colwell, Universidad Estatal de Oregón, EE. UU.

Candidatus Desulforudis audaxviator (las células purpúreas azules con forma de varilla que recorren las esferas de carbono de color naranja) es una especie de bacteria que sobrevive en el hidrógeno (H 2) de la radiólisis del agua y el sulfato derivado de la oxidación de la pirita por el oxígeno producido de manera radiolítica y el peróxido de hidrógeno (H 2 O 2) , y fija dióxido de carbono (CO 2) y nitrógeno (N 2).
Candidatus Desulforudis audaxviator (las células purpúreas azules con forma de varilla que recorren las esferas de carbono de color naranja) es una especie de bacteria que sobrevive en el hidrógeno (H 2) de la radiólisis del agua y el sulfato derivado de la oxidación de la pirita por el oxígeno producido de manera radiolítica y el peróxido de hidrógeno (H 2 O 2) y fija dióxido de carbono (CO 2) y nitrógeno (N 2).

“Por ejemplo, los científicos aún no conocen todas las formas en que la vida profunda del subsuelo afecta a la vida en la superficie y viceversa. Y, por ahora, solo podemos maravillarnos de la naturaleza de los metabolismos que permiten que la vida sobreviva en condiciones extremadamente empobrecidas y prohibidas”, agregó el científico. 

Todos estos descubrimientos implican también muchos enigmas. ¿Cómo se propaga la vida profunda?, ¿Cómo puede la vida profunda ser tan similar en Sudáfrica y Seattle, Washington? 

¿Comenzó la vida en lo profundo de la Tierra y luego emigró hacia el sol?, ¿O comenzó la vida en un estanque cálido y superficial y migra hacia abajo?

La investigación de Deep Life es parte del programa Deep Carbon Observatory, que emitirá su informe final en octubre de 2019 después de una década de trabajo por parte de una comunidad global de más de 1.000 científicos para comprender mejor las cantidades, movimientos, formas y orígenes del carbono dentro de la tierra.

Ir al a portada de BLes.com