En la isla Hunga Tonga-Hunga Ha’apai, del Pacífico Sur, surgida en el 2014 por una erupción volcánica, apareció un extraño barro pegajoso, de color claro, reportó Dan Slayback del Centro de Vuelos Espaciales Goddard de la NASA, el 30 de enero, al detallar su viaje de investigación.

Un misterioso fango en una de las islas más nuevas del mundo intriga a los científicos
Dan Slayback del Centro de Vuelos Espaciales Goddard de la NASA.

“Es muy pegajoso. Así que aunque lo habíamos visto, realmente no sabíamos qué era, y todavía estoy un poco desconcertado de dónde viene. Porque no es ceniza”, dijo Slayback, quien también dijo que la mayor parte de la superficie está cubierta de grava negra.

“No la llamaré arena, grava del tamaño de un guisante, y estamos usando sandalias por lo que es muy doloroso porque se mete debajo de los pies”, describió el científico.

Un misterioso fango en una de las islas más nuevas del mundo intriga a los científicos
La embarcación utilizada para acercarse a la nueva isla.

Los investigadores viajaron a la nueva isla en octubre, porque aunque se pronosticó que la isla solo duraría unos meses ya había pasado los tres años, y ahora se predice que podría seguir allí entre seis y treinta años, antes de desaparecer.

Dado que conectó con su longitud de cerca de 1.5 kilómetros a otras dos islas antiguas, ya tiene vegetación y se supone que las aves de los territorios cercanos las deben haber fertilizado con su guano.

Para la NASA Hunga Tonga-Hunga Ha’apai es la primera isla de este tipo que se haya formado desde que los satélites comenzaron a tomar imágenes de la Tierra consistentemente.

Por otro lado, Slayback notó un rápido deterioro, dijo que la isla parece estar erosionandose más rápido de lo que se pensaba,  debido a la lluvia.

Dan y sus colegas Jim Garvin de Goddard y Vicki Ferrini de la Universidad de Columbia lo han estado observando desde satélites desde su nacimiento, tratando de hacer un modelo 3D de su forma y volumen a medida que cambia con el tiempo para entender cuánto material ha sido erosionado y de qué está hecho, lo que lo hace parcialmente resistente a la erosión, según la NASA.

Ahora, con los datos recopilados personalmente, se hará un mapa 3D de alta resolución de la isla, y Slayback y su equipo aspiran a volver el año que viene para estudiarlo más a fondo, reseñó The Guardian.

José Ignacio Hermosa – BLes

Ir a la Portada BLes.com.

¿Ya te suscribiste a nuestro canal de Youtube BLes Mundo?

Temas: Categorías: Ciencia