Redacción BLes – Dos estatuas romanas fueron descubiertas a principio de diciembre por una residente de Beit She’an, Israel, que daba un paseo al norte de la población tras las intensas lluvias de los días anteriores, informaron las autoridades locales. 

El descubrimiento de las estatuas es importante para comprender el estilo del período romano tardío, ya que no hay dos estatuas de este período de tiempo que se parezcan entre sí, reporta el Jerusalem Post. 

La mujer notó la parte superior de la cabeza de una de las estatuas que asomaba desde el suelo mientras caminaba por el antiguo sitio bíblico, conocido en la época romana como Escitópolis, dijeron de la Unidad de Prevención de Robos de la Autoridad de Antigüedades en un comunicado según este mismo medio.

La residente y su esposo alertaron a la Unidad de Prevención de Robos de la autoridad, que rápidamente llegó al sitio y descubrió los bustos que fueron fechados en el último período bizantino romano temprano (siglos III a IV).

Además de los bustos, los arqueólogos descubrieron también otra estatua de la época romana y todas las piezas fueron trasladadas a los laboratorios de la autoridad para su conservación e investigación, según el mismo medio. 

El Dr. Eitan Klein, subdirector de la Unidad de Prevención de Robos de la autoridad, indicó que las estatuas que se encontraron estaban hechas de piedra caliza local y tenían características distintivas de la ropa y el cabello. Una estatua parece ser la figura de un hombre con barba.

Parque Arqueológico de Beit She'an
Parque Arqueológico de Beit She’an, Israel

Dichas figuras generalmente se colocan cerca o dentro de cuevas usadas como enterramientos y se cree que las imágenes se hacían a semejanza del difunto. 

Se han encontrado esculturas similares en el pasado cerca de la región de Beit She’an, que se encuentra en el cruce del valle del río Jordán y el valle de Jezreel, y al norte del reino jordano, pero ninguna de ellas se ha parecido antes a la otra: De ahí la importancia de este hallazgo.

Beit She’an es una de las ciudades más antiguas de Israel (6.000 años) y ha estado habitada desde entonces. Excavaciones de un gran montículo en la antigua localidad han revelado más de 20 capas de restos de civilizaciones antiguas.

Cananeos, egipcios, israelitas y filisteos habitaron esta región durante el período del Antiguo Testamento, donde se menciona varias veces y es mejor conocido como el sitio donde el rey Saúl y sus hijos fueron colgados de las murallas de la ciudad, explica la web Tourist Israel.

Ir a la portada de BLes.