Científicos de la Universidad Nacional de Australia (ANU, por la sigla en inglés) anunciaron que descubrieron por primera vez un agujero negro engullendo a una estrella de neutrones.

Los datos se recopilaron el 14 de agosto de 2019, con las máquinas de descubrimiento de ondas gravitacionales de Estados Unidos e Italia que captaron ondas en el espacio y en el tiempo de un evento ocurrido a unos 900 millones de años-luz de distancia de la Tierra, según publicó Phys.org el 19 de agosto.

Por su parte la Profesora Susan Scott, jefe del Grupo de Teoría General de la Relatividad y Análisis de Datos de ANU e Investigadora Jefe del Centro de Excelencia para el Descubrimiento de Ondas Gravitacionales (OzGrav) del ARC, mencionó el excepcional caso.

[ El ‘Dios del Caos’, un gigantesco asteroide pasará muy cerca de la Tierra el 13 abril de 2029]

“Hace unos 900 millones de años, este agujero negro se comió una estrella muy densa, conocida como estrella de neutrones, como Pac-man, posiblemente apagando la estrella instantáneamente”, dijo la investigadora.

A continuación del descubrimiento acudieron al telescopio SkyMapper de ANU, en busca de la definitiva confirmación óptica, la cual no ha sido posible hasta ahora.

al telescopio SkyMapper,
El telescopio SkyMapper, de Australia.

[La sonda india Chandrayaan-2 entra en la órbita de la Luna ]

“Basándonos en esta experiencia, estamos muy seguros de que acabamos de detectar un agujero negro engullendo una estrella de neutrones”, agregó la misma investigadora Scott, según el mismo medio.

Sin embargo, considera también la alternativa de que el gigantesco objeto cósmico tragado haya sido “un agujero negro muy claro, mucho más claro que cualquier otro agujero negro que conozcamos en el Universo”, lo que igual sería un acontecimiento científico único.

Gracias a la detección a muchas longitudes de onda electromagnéticas, la colisión de estrellas de neutrones se convirtió en la cosa más grande en astronomía durante décadas, con un estimado del 35 por ciento de los astrónomos trabajando como co-autores del primer lote de documentos, según IFLScience.

Los agujeros negros o las estrellas de neutrones pueden ser el resultado de la muerte de las estrellas con una masa al menos 8 veces superiores a la del Sol.

La ANU ocupa un rol importante en el Advanced Laser Interferometer Gravitational-wave Observatory (LIGO), el instrumento científico más sensible jamás construido y que incluye detectores gemelos en los Estados Unidos.

Asimismo, colabora con el equipo de astrónomos el Observatorio Gravitacional Europeo que tiene un detector de ondas gravitacionales en Italia, llamado VIRGO.

José Ignacio Hermosa – BLes

Le puede interesar: La Verdad, Benevolencia, Tolerancia siempre prevalecerá en el corazón del hombre 

videoinfo__video2.bles.com||a2a9491f3__

Temas: Categorías: Ciencia