Redacción BLes – Un físico de la Facultad de Tecnología de la ciudad de Nueva York, Gregory Matloff asegura que todos los objetos del universo tienen vida y conciencia de la misma manera que los humanos. 

El experto escribió un interesante artículo en 2016 analizando el trabajo del filósofo y autor de ciencia ficción Olaf Stapledon tras escucharle en un simposio en Londres de la British Interplanetary Society en 2011. 

Matloff decidió investigar si existe alguna evidencia que apoye su metafísica central: que el universo es, en cierto sentido, consciente y que una parte del movimiento estelar es volitiva (como alternativa a la Materia Oscura).

Encontró que a pesar de que las estrellas no poseen neuronas o túbulos, las firmas espectrales de estrellas más frías como el Sol revelan la presencia de moléculas simples.

La Vía Láctea
El Sol, en el centro de nuestra Vía Láctea es una estrella fría.

“Un campo de proto-conciencia universal congruente con las fluctuaciones del vacío podría interactuar con la materia molecular a través de la contribución del Efecto Casimir a los enlaces moleculares”, escribió.

El experto se sorprendió al descubrir que hay evidencia observacional de que las estrellas más frías se mueven algo más rápido alrededor del centro galáctico que sus hermanas más calientes.

El Dr. Matloff sugiere que estas estrellas frías pisen el acelerador para crear “la emisión de un chorro unidireccional”y que este podría ser un ejemplo de una estrella que toma una decisión consciente y actúa sobre ella.

Esta diferencia de velocidad, llamada Discontinuidad de Parenago, ocurre en la distribución de temperatura estelar donde las líneas espectrales moleculares se hacen evidentes.

De la misma manera que es difícil de entender donde se encuentra la consciencia del ser humano, también es difícil de entender donde está la conciencia de cada objeto o entidad.
De la misma manera que es difícil de entender donde se encuentra la consciencia del ser humano, también es difícil de entender donde está la conciencia de cada objeto o entidad.

“Los datos de las Cantidades Astrofísicas de Allen y del observatorio espacial europeo Hipparcos revelan que la Discontinuidad de Parenago se encuentra en estrellas de la secuencia principal hasta unos 260 años luz del Sol y en estrellas gigantes a distancias superiores a 1.000 años luz”, agregó el experto en su artículo.

Gaia, una sucesora de Hipparcos, se encuentra actualmente en la estación observando posiciones y movimientos de aproximadamente 1000 millones de estrellas en nuestra galaxia.

Una forma en que una estrella con mentalidad podría alterar su trayectoria galáctica es mediante la emisión de un chorro unidireccional.

“Tales jets se han observado en estrellas jóvenes. Se espera que el trabajo futuro muestre cómo los jets unidireccionales se correlacionan con la temperatura de la estrella y la distancia desde el centro galáctico”, explica Matloff.

El pansiquismo

Hay una teoría antigua de que todo objeto material tiene algún tipo de mente. Esta noción recibió el nombre de panpsiquismo en el siglo XVI por el filósofo italiano Francesco Patrizi, pero les antecede a muchos siglos.

Por ejemplo, el filósofo griego Thales de Mileto (c. 620 aC – c. 546 aC) dijo que los imanes tenían un alma. Esto era demostrable, dijo, porque los imanes podían mover hierro. Si los imanes tuvieran almas, también podrían hacerlo todos los demás objetos.

Tales de Mileto fue un filósofo, matemático, geómetra, físico y legislador griego.
Tales de Mileto fue un filósofo, matemático, geómetra, físico y legislador griego.

Muchas religiones han considerado los artículos inanimados como divinos. Para los hindúes, el río Ganges es un dios y los antiguos egipcios creían que el Sol era un dios.

Ofrecer oraciones a un río o una estrella sugiere la creencia de que el objeto de veneración tiene una mente y puede actuar sobre los ruegos.

En este sentido los científicos y expertos se preguntan: Si no hubiera formas de vida conscientes, como los humanos para observarlo, ¿existiría el Universo en absoluto?

Los físicos teóricos nos dicen que la materia oscura constituye el 85 por ciento del Universo, pero los científicos no han podido encontrar ninguna.

El Dr. Gregory Matloff plantea la idea de que las partículas subatómicas con un grado de conciencia podrían ser las que componen la materia oscura.

Aquí hay otro reto mental. ¿Somos seres humanos simplemente partes de una simulación por computadora creada por una vasta superinteligencia, quizás el Universo?

Ir a la portada de BLes.

¿Conoces nuestro nuevo canal de Youtube? ¡Suscríbete haciendo click aquí!

 

Temas: Categorías: Ciencia

Video Destacados