En las charcas de Dallol, situadas en la depresión de Danakil, en Etiopía, es imposible el desarrollo de la vida, según un equipo franco-español de científicos liderado por Purificación López García, bióloga del Centro Nacional para la Investigación Científica (CNRS) de Francia, y citada por la Agencia Sinc.

López García ha publicado un artículo en la revista Nature Ecology & Evolution donde contradice un estudio que se publicó este año, en el que se indicaba que ciertos microorganismos pueden sobrevivir en un ambiente multiextremo, con características como salinidad muy alta, calor y acidez extrema.

Según el equipo de la bióloga de la CNRS, las charcas se extienden sobre un cráter volcánico repleto de sal, del que salen gases tóxicos.

“Después de analizar muchas más muestras que en trabajos anteriores, con los adecuados controles para no contaminarlas y una metodología bien calibrada, hemos comprobado que la vida microbiana está ausente en estas piscinas saladas, calientes e hiperácidas, así como en los lagos de salmuera adyacentes ricos en magnesio”, ha explicado López García, que también ha subrayado que lo que sí hay son “arqueas halófilas”, microorganismos primitivos que viven en lugar muy salados.

Según el equipo franco-español, este trabajo “ayuda a circunscribir los límites de la habitabilidad y exige cautela a la hora de interpretar biofirmas morfológicas en la Tierra y más allá”. Esto reafirma lo que la existencia de agua líquida no es “un criterio de habitabilidad”.

Las barreras principales por las que la vida no puede desarrollarse en ese lugar etíope son la abundancia de sales de magnesio caotrópicas y la confluencia de hipersalinidad, hiperacidez y altas temperaturas.

Fuente: 20 minutos.

[descarga nuestra APP para recibir nuestro contenido destacado]

Te puede interesar: Los 36 occidentales que viajaron a China a defender su fe

videoinfo__video2.bles.com||aa0e691de__

Categorías: Ciencia

Querido Lector,

En BLes tenemos un sueño: revivir la honestidad y la verdad.

Actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva, y la gente del mundo está despertando ante la manipulación de la información, las censuras y las fake news.

Nuestros reportajes nunca son influenciados por el interés comercial o político. La prioridad de BLes ha sido siempre, desde de su fundación, reflexionar y reportar sobre política, economía, ciencia, salud y otros temas de actualidad siempre con honestidad y veracidad.

Así, BLes es parte de un cambio trascendental que atraviesa hoy la humanidad, emergiendo como una fuerza recta y virtuosa, guiada por los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

El mundo está cambiando, los medios que no han hecho su trabajo profesionalmente e imparcialmente y se han dejado seducir por beneficios materiales o intereses personales, tendrán que desaparecer, porque el mundo ha despertado.

El periodismo tiene que volver a abrazar los valores, porque el mundo quiere la verdad.

Pronto podremos ver que el periodismo será respetado nuevamente. Se volverá creíble, reportará con veracidad y con rectitud. Somos uno de los pioneros de esta nueva manera de contar las noticias, con consciencia de un nuevo mundo basado en los valores.

Ayúdanos a hacerlo realidad. Apóyanos para continuar con esta misión.