Redacción BLes – Una empresa china de biotecnología ha clonado hace dos meses a un popular perro llamado Zumo, “Huozhi” en mandarín, que ha protagonizado películas de cine y televisión en el país asiático. 

El dueño de Zumo, el entrenador de animales He Jun, que asegura que su mascota es una valiosa “propiedad intelectual con influencia social”, quiere seguir explotándolo, informó Reuters. 

La empresa china Sinogene, la primera en ofrecer servicios de clonación de mascotas, fue la encargada de realizar el proceso de crear una copia genéticamente idéntica de Zumo. 

Recogieron muestras de piel del abdomen del animal, se aisló el ADN y posteriormente se fertilizó un óvulo con esta información genética. Este óvulo fue implantado en el útero de una hembra, una perrita de la raza Beagle, que gestó al cachorro que finalmente nació a mediados de septiembre. 

En los últimos años ha aumentado el número de casos de clonación de mascotas, entre los más conocidos está el caso de Barbara Streisand, quien clonó a su mascota de 14 años, según informa Sputnik News. 

Sin embargo, este tema no está exento de controversia y ha producido todo tipo de reacciones en las redes sociales chinas.

“Esto es estúpido. La clonación no prolongará la vida del perro original, sino que solo creará otro perro que se vea similar. No tendrá la misma memoria que el perro original”, comentaba un internauta chino en la red social Weibo, destaca Sputnik News.

Quan Fusheng, profesor de veterinaria en la Universidad Northwest A&F, dijo que, si bien los animales clonados tienen el mismo ADN que el original, no significará que los dos animales serán exactamente iguales.

“La similitud y la diferencia entre un clon y el perro original es como la diferencia entre un par de gemelos idénticos”, dijo al China Youth Daily, según recoge este mismo medio.

Consideraciones éticas

El pasado mes de enero se hizo pública la noticia de la clonación de dos macacos en China gracias a la misma técnica que se utilizó para clonar a la oveja Dolly en Escocia en 1996, informó la BBC.  

Esta técnica ya se había usado para clonar diferentes tipos de animales como cerdos, caballos, ratones o perros, pero nunca se había utilizado en un animal tan cercano genéticamente al ser humano.

Los científicos chinos aseguran que la creación de modelos animales puede ayudar en la investigación de la salud humana. 

Sin embargo, Darren Griffin, profesor de la Universidad de Kent en Inglaterra destacó que este tipo de experimentos plantea un dilema ético muy serio. 

“Debe delinearse sin demora el marco ético dentro del cual deben operar estos experimentos”, señaló Griffin a la BBC.

Los macacos nacieron después de muchos intentos fallidos.
Los macacos nacieron después de muchos intentos fallidos.

Por su parte, la ONG Personas por el Tratamiento Ético de los Animales (PETA por sus siglas en inglés), afirmó que “la clonación tiene una tasa de fallo de al menos el 90%” y por ello los dos macacos “representan la miseria y la muerte en una escala enorme”.

El experimento de los científicos chinos es “un espectáculo de terror” y clonar monos es “la última Frankenciencia”, agregó PETA.

La industria biotecnológica de China está creciendo muy rápidamente debido a las pocas barreras éticas que deben superar los científicos. 

De hecho un investigador chino afirmó el pasado mes de noviembre que había logrado crear los primeros bebés modificados genéticamente del mundo, dos gemelas cuyo ADN fue alterado para, supuestamente, hacerlas resistentes a la infección con el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH), según El Nuevo Día.

También en China se han instalado fábricas de cuerpos humanos plastinados para exhibiciones sin que haya aún ninguna trazabilidad del origen de los cadáveres, que algunas organizaciones de derechos humanos sospechan que provienen de presos de conciencia ejecutados en campos de trabajo chinos. 

Ir a la portada de BLes

Temas: Categorías: Ciencia