Redacción BLes – La necrópolis de Kiziltáu en Kazajistán ha resguardado a través del tiempo una posible historia de amor no contada que logró trascender la propia muerte. Pocos saben que en aquel sitio mortuorio descansan los restos de una pareja que ha estado contemplándose el uno al otro desde hace aproximadamente 4.000 años.

Al día de hoy los arqueólogos intentan descubrir los misterios del pasado de aquellos dos esqueletos que se miran entre sí. No se sabe a ciencia cierta si se trataba de una pareja o si eran hermanos, pero según las investigaciones que se adelantan en el lugar, los restos óseos hallados en el antiguo cementerio de Kiziltáu pertenecían a dos nobles de familia adinerada que tenían 16 y 17 años.

[El ruido de una moto causó pánico en Times Square: pensaron que era un nuevo tiroteo]

De acuerdo con el Daily Mail, los investigadores hallaron los restos óseos que habrían pertenecido a la Edad de Bronce en un remoto complejo funerario conocido como cementerio Kiziltáu, el cual se compone de cinco colinas y está ubicado en el distrito de Shetsky, perteneciente a la región de Karagandá, Kazajistán.

En la tumba, los arqueólogos del Instituto de Arqueología Saryarkinsky de Karaganda, lograron hallar una serie de artilugios en oro y bronce. La joven llevaba puestos dos brazaletes así como también collares que simbolizaban el sol. De acuerdo con el Daily Mail, los investigadores informaron que también portaban anillos de oro precioso en forma de aretes.

Según el arqueólogo Igor Kukushkin, los restos hallados corresponden a los de dos personas que pertenecieron a la cultura Begazy-Dandybaev. “La cultura Begazy-Dandybaev es considerada la más poderosa en el centro de Kazajistán. Los grandes clanes y tribus vivían aquí. Los carruajes aparecieron durante esa época. Los guerreros de los carruajes fueron los líderes en ese tiempo turbulento”, indicó el investigador a The Astana Times.

Kukushkin además señaló que cerca a la joven pareja también se halló la tumba de una presunta sacerdotisa perteneciente a la antigua cultura Alakul. “Esta mujer fue enterrada con siete ollas, cenizas y una calavera”, expresó el investigador, según citó The Daily Mail. “Su tumba no fue robaba aunque muchas tumbas vecinas fueron saqueadas” agregó Kukushkin.

[Un hombre apuesta a su mujer en un juego, pierde y luego deja que sus amigos la violen dos veces]

Como informó The Astana Times, el subdirector del Museo Regional de Historia Local de Karaganda, Dauren Zhussupov, expresó que los arqueólogos además encontraron en los sitios de entierro platos de cerámica.

Zhussupov declaró: “Como resultado del estudio se encontraron aproximadamente 40 fragmentos de platos de cerámica, una muela y la punta de una flecha de bronce triédrica. La cerámica se remonta a la temprana Edad del Hierro”.

La región de Karaganda al parecer goza de reconocimiento por el valor arqueológico que posee. De acuerdo con el Daily Mail, anteriormente se había hallado una tumba de 5.000 años de antigüedad que así mismo contenía el entierro de una pareja, quienes además estaban acompañados por los restos de sus caballos que arrastraban un carruaje de la Edad de Bronce.

Mientras que el hombre fue encontrado portando una funda para guardar flechas y una daga de metal, la mujer portaba pulseras verdes hechas con piedras semipreciosas.

En agosto del 2015 los arqueólogos descubrieron en la región una pirámide de estilo egipcio de la cual no se tenía conocimiento previo, y como señala el medio británico, aunque actualmente se encuentra en ruinas, se cree que era similar a la pirámide de Djoser en Egipto.

También te puede interesar: ‘Falun Dafa’, conoce la historia de la disciplina milenaria china que ha cambiado al mundo entero.

videoinfo__video2.bles.com||5ebb6979d__

Temas: Categorías: Ciencia