Redacción BLes – En 1963 la vida de un hombre cambió para siempre. El habitante de una casa-cueva de Derinkuyu, en Turquía, derrumbó una de sus paredes e hizo un descubrimiento alucinante: halló lo que parecía ser una ciudad subterránea que databa del 1400 a.C. que habría sido hogar de por lo menos 20.000 personas.

Según The Epoch Times, esto sucedió mientras el hombre estaba intentando refaccionar su vivienda cuando, al echar un vistazo por el agujero de la pared, vio que detrás se extendía una especie de red de túneles que tenía una profundidad sorprendente.

Detrás de ese muro, una ciudad. De acuerdo con la versión que maneja el National Geographic, la estructura fue construida por los Capadocios con el objetivo de esconderse de los invasores y de posibles desastres naturales. La ciudad se extiende a unos 80 metros de profundidad y cubre un área de poco más de 10,4 kilómetros cuadrados.

Los pasillos y cámaras fueron diseñados manualmente por sus habitantes que tallaron la roca volcánica de la que está hecha, conocida como ‘toba‘.

Resultado de imagen para Derinkuyu, the ancient underground city

La ciudad contaba con lugares en los que se podían realizar diversas actividades diarias, tenía incluidos templos, tumbas, tiendas, casas e incluso corrales para el ganado.

También cuenta con 15,000 pozos de aire y suficiente espacio para albergar cómodamente a aproximadamente 20.000 habitantes.

Resultado de imagen para Derinkuyu, the ancient underground city

De todas las ciudades subterráneas descubiertas hasta ahora, esta es considerada como una de las más grandes y profundas del mundo que atraen a miles de turistas cada año, quienes prueban un poco de su vértigo en las entrañas de los túneles.

Esta era sin duda, una ciudad debajo de otra, con sus propias comunidades y capaz de abastecerse por sí misma.

 

Suscríbete a nuestro canal de Telegram y recibe las 5 noticias más destacadas del día de BLes.com.

¿Conoces nuestro nuevo canal de Youtube? ¡Suscríbete!

Temas: Categorías: Ciencia

Video Destacados