Redacción BLes– Un estudio de 2018 ha descubierto que algunos de los dibujos rupestres más antiguos del mundo no son simples representaciones regulares de animales tal y como aparecen, sino que son sofisticados mapas estelares.

Anteriormente se pensaba que los eruditos de la antigua Grecia, como Platón o Aristóteles, fueron los primeros en avanzar en el estudio de la astronomía, pero investigadores europeos sugieren que la profesión debe remontarse mucho más atrás.

En un estudio realizado por Martin Sweatman y Alistair Coombs, de las universidades de Edimburgo y Kent, que se publicó en la revista Athens Journal of History en 2018, los investigadores creían que las antiguas pinturas de animales en las cuevas europeas eran en realidad constelaciones estelares.

Al analizar la composición química de la pintura utilizada en los dibujos de las cuevas, el equipo pudo datar la época en que se crearon las pinturas, que oscilaba entre 12.000 y 40.000 años.

La Dordogne, Francia: Las pinturas rupestres de Lascaux (YouTube/Rick Steves’ Europe)

Lo compararon con la posición de las estrellas en el momento en que se crearon las obras de arte, que se calculó con un software avanzado.

Sorprendentemente, descubrieron que muchas de las pinturas representan en realidad las fechas de importantes avistamientos de cometas, que estaban estrechamente relacionadas con las constelaciones estelares que se calculaba que se manifestaban en el cielo en aquella época.

Le recomendamos: Nuevas Revelaciones | Hugo CHÁVEZ quizás NO MURIÓ como se cree

Ad will display in 09 seconds

El estudio se realizó con yacimientos de Turquía, España, Francia y Alemania que albergan obras de arte paleolíticas y neolíticas con símbolos animales. Sorprendentemente, aunque las figuras estén separadas por decenas de miles de años, se repite el mismo método de cronometraje.

Anteriormente se creía que los griegos fueron los primeros en iniciar un estudio profundo de los equinoccios -un proceso inducido por el movimiento constante del eje de rotación de la Tierra-, iniciado por el astrónomo Hiparco hacia el año 129 a.C.

“El arte rupestre primitivo demuestra que la gente tenía un conocimiento avanzado del cielo nocturno en la última edad de hielo. Intelectualmente, apenas se diferenciaban de nosotros en la actualidad”, afirmó el Dr. Sweatmand en un comunicado de prensa.

El estudio cita una de las esculturas más antiguas del mundo, el hombre-león de la cueva de Hohlenstein-Stadel, en Alemania, descubierta en 1939, que data del 38.000 a.C., y que parece estar relacionada con la constelación estelar de Leo.

El Hombre de León de 40.000 años (The British Museum/YouTube)

“Estos hallazgos apoyan una teoría de múltiples impactos de cometas a lo largo del desarrollo humano, y probablemente revolucionarán la forma de ver las poblaciones prehistóricas”, dijo Sweatman.

Las comunidades prehistóricas podrían haber empleado los conocimientos astronómicos para navegar por los océanos, cambiando así nuestra percepción de los patrones de migración humana.

Laura Enrione – BLes.com