Redacción BLesEl Centro para el Progreso Médico (CMP por sus siglas en inglés) publicó un informe este 3 de mayo sobre los experimentos perversos que llevan a cabo científicos de la Universidad de Pittsburgh y que están financiados por la oficina del Dr. Anthony Fauci en el Instituto Nacional de la Salud (NIH).

El informe afirma que “la Universidad de Pittsburg es un centro de algunos de los experimentos más barbáricos llevados a cabo con bebés humanos abortados tardíamente”.

Una foto publicada por los científicos de Pittsburg en el 2020 muestra el cuero cabelludo de un bebé abortado de cinco meses injertado en la espalda de ratas de laboratorio, haciendo crecer el pelo del bebé abortado en el roedor.

Desarrollo de piel humana y tejidos linfoides en el modelo de ratón NSG humanizado con piel y sistema inmunitario. (nature.com)

Los científicos de la universidad describen el cuero cabelludo de bebé abortado como “piel de feto humano de grosor completo” sacado de las cabezas y espaldas de los bebés, y luego procesada para eliminar el exceso de grasa debajo de la piel de los bebés antes de engancharla a la rata.

El reporte dice que el Dr. Anthony Fauci, actualmente asesor médico jefe de Joe Biden, financió estos experimentos con medio millón de dólares desde su oficina en el Instituto Nacional de Salud.

 

Extracción del hígado de un bebé abortado experimento realizado en la Universidad de Pittsburgh (Centro para el Progreso Médico/Youtube)

Otra foto mostrada en el video es de un protocolo desarrollado por otro científico de la universidad de Pittsburg para extraer los hígados más frescos y prístinos de bebés abortados de cinco meses con el fin de aislar un número masivo de células madre para el trasplante experimental en adultos.

Las grotescas imágenes muestran a un bebé abierto con el cordón umbilical por un lado al que se le extrae el hígado.

El científico de la Universidad de Pittsburg que inventó este experimento recibió un premio de 3 millones de dólares del NIH.

La misma universidad también tiene un proyecto llamado Gudmap que recibe una subvención plurianual de 1.4 millones de dólares del Instituto Nacional de Salud.

La subvención convierte a la Universidad de Pittsburg en un centro de distribución de riñones de fetos abortados y otras partes del cuerpo de fetos para proyectos financiados por los NIH en todo el país.

Una red ilegal entre la Universidad de Pittsburg, Planned Parenthood y el Instituto Nacional de Salud

Planned Parenthood es la proveedora de tejido fetal de la Universidad de Pittsburg que a su vez promueve el aborto para la clínica.

Planned Parenthood suministra los fetos a la universidad de Pittsburg que a su vez utiliza su acceso al tejido fetal para conseguir fondos del NIH; al final la universidad envía pagos y recursos médicos a Planned Parenthood, creando una red ilegal financiada por los impuestos de la gente.

‘Coincidentemente’, de la Universidad de Pittsburg se han recibido muchos de los actuales directivos de Planned Parenthood dedicados al tráfico de bebés abortados.

Le recomendamos: El día que Putin ENFRENTÓ a los medios PROGRESISTAS que enarbolaban a Greta Thunberg

Ad will display in 09 seconds

Centro del Progreso Médico (CMP), héroes de verdad

David Daleiden, periodista e investigador del Centro para el Progreso Médico es quien se hizo pasar por un empresario y grabó de incógnito a directivos de Planned Parenthood admitiendo que la abortista podía suministrar bebés abortados a demanda.

Desafortunadamente el juez federal a cargo del caso es también miembro de una de las organizaciones de Planned Parenthood y el caso finalmente se dio vuelta y ahora el Sr. Daleiden se enfrenta con cargos y multas millonarias.

Considerando la reputación ‘impecable’ del Dr. Anthony Fauci bajo el ojo de los medios principales, este informe muestra un lado inmoral del médico amante de las mascarillas, los encierros y las vacunas que de hacerse conocido, debería responder ante el público el haber usado fondos públicos para financiar esta perversidad de usar bebés abortados en ratones en nombre de la ciencia.

Alvaro Colombres Garmendia – BLes.com