Investigadores de las ballenas, vinculados a la Encuesta Antártica Británica (BAS, por la sigla en inglés), recurren a un satélite de alta resolución que logra captar las imágenes de estas desde 620 kilómetros se distancia, y así mantener un censo adecuado.

El equipo utilizado es el satélite WorldView-3 de DigitalGlobe, que presentó imágenes cubriendo un área de 5.000 kilómetros cuadrados, tan extensa como la que cubre el estado de Delaware en Estados Unidos.

Una de las áreas de mayor interés para los ‘pastores de ballenas’ es el Mar de Liguria en el Mar Mediterráneo, cerca de Córcega, Italia, dado que se reserva para la protección de los cetáceos, informa el artículo de Marine Mammal Sciencce.

“Esta es la imagen más detallada de ballenas capturadas por satélites hasta la fecha. Es emocionante que la resolución mejorada (ahora a 30 cm) revele rasgos característicos, como aletas y aletitas, que se pueden ver en las imágenes por primera vez”, relata Hannah Cubaynes, ecologista de las ballenas, relacionada con BAS, la Universidad de Cambridge y directora del estudio, según BAS.

Imagen satelital de una ballena.
Imagen satelital de ballenas grises en México..

La misma ecologista ilustra sobre el hecho de que las ballenas habitan en todos los mares, y dado que algunas áreas son de difícil acceso por barco o por avión, el recurrir al satélite se hace mucho más económico y redundará en mayor beneficio para estos mamíferos acuáticos.

Las ballenas tienden a ser amistosas y permiten el acercamiento de las personas en embarcaciones, lo que se convierte en uno de los atractivos turísticos de algunos lugares.

Acercamientos humanos a las ballenas.

Se ven en detalle

La dedicación de los cuidadores de las ballenas les permite inclusive identificarlas como especie desde esa distancia tan grande.

Dependiendo de sus características es más fácil o difícil, por ejemplo, las ballenas grises resaltan en el agua justamente porque contrastan, facilitando la tarea.

En cambio, las jorobadas y las francas australes se mimetizan con el entorno por lo que cuesta identificarlas.

Para las jorobadas, que saltan y ejecutan acrobacias, la agitación del agua y el salpicarla se convierte en un obstáculo porque enturbia la visibilidad.

La infografía enseña los lugares preferidos por ciertas especies para reunirse.

Distribución de algunas especies, en los mares.

De acuerdo con Science Daily, la aplicación de este efectivo sistema de seguimiento ya ha ayudado a las organizaciones, dedicadas a los enormes cetáceos, a identificar 10 poblaciones de estos, de otro modo inacesibles, y que serán beneficiadas.

Proyectos

Para la Dra. Jennifer Jackson, ecologista de ballenas de BAS, una de las autoras de artículo que da cuenta de esta aplicación del satélite, la tecnología es muy valiosa.

“Esta nueva tecnología podría cambiar las cosas y ayudarnos a encontrar ballenas a distancia. Las poblaciones de ballenas en peligro crítico de extinción como la ballena franca Chile-Perú (que se cree inverna en la Patagonia) podrían realmente beneficiarse de este enfoque”, compartió desde BAS.

La científica se dirigirá en expedición a la isla subantártica de Georgia del Sur, para analizar el comportamiento de las ballenas francas australes, en el mes de diciembre.

Su objetivo es determinar si la población se está recuperando desde que se detuvo la caza de ballenas, porque se han visto muchas muertas por la Península de Valdés, su ‘hogar’, y confía en el apoyo del satélite para su misión.

Los fondos para adelantar los estudios fueron suministrados por la Fundación MAVA y el Consejo de Investigación del Medio Natural del Reino Unido.

La técnica Satelital

El sistema satelital WorldView-3, proporcionó las imágenes.

La información adquirida mediante el uso de satélites con cámaras de alta resolución ha revolucionado muchos aspectos de la información global.

La comprensión del planeta y sus cambios, la prevención de desastres que puedan convertirse en amenazas para la vida humana, la disponibilidad de recursos, entre otros son temas de gran interés auxiliados por el sistema satelital.

La empresa DigitalGlobe, de Maxar Technologies, asistió a este proyecto en la captura de las imágenes con fines científicos.

José Ignacio Hermosa – BLes

Temas: Categorías: Ciencia