El cuerpo celeste 2022 EB5, de unos dos metros de ancho, fue descubierto dos horas antes de chocar contra la atmosfera terrestre.

El sistema de evaluación de riesgos de impacto de asteroides ‘Scout’ de la NASA logró determinar precisión la hora y el lugar en el que un asteroide se estrelló, indica el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la agencia espacial estadounidense.

El pasado 11 de marzo, el asteroide ‘2022 EB5’ chocó contra la atmósfera de la tierra, sobre el mar de Noruega y se desintegró. Tenía una medida de unos dos metros de ancho y no representaba peligro para nuestro planeta, el objeto fue descubierto dos horas antes del impacto por un astrónomo húngaro, que lo notificó al Centro de Planetas Menores (EU), que dio algunos datos del 2022 EB5.

El sistema Scout calculó la por dónde iba a pasar. “Pudimos determinar las posibles ubicaciones del impacto, que inicialmente se extendían desde el oeste de Groenlandia hasta la costa de Noruega”, dijo Davide Farnocchia, ingeniero de navegación en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA. “A medida que más observatorios rastreaban el asteroide, nuestros cálculos sobre su trayectoria y ubicación de impacto se volvieron más precisos”, añadió.

Scout determinó que 2022 EB5 entraría en la atmósfera sobre la región suroeste de la isla noruega Jan Mayen a las 21:23 GMT del pasado 11 de marzo. Después esas predicciones fueron confirmadas, indica RT.

Los asteroides con un tamaño pequeño se vuelven lo suficientemente brillantes como para ser detectados solo en las horas previas a su impacto. Un asteroide más grande y peligroso se descubriría a mucha más distancia y los científicos contarían con tiempo suficiente para calcular su trayectoria. El acercamiento del 2022 EB5 dejó qua la comunidad de defensa planetaria pudiera ver sus capacidades en tiempo real.

Fuente: elimparcial.com

 

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.