El derretimiento del permafrost (la capa de tierra helada todo el año situada principalmente al norte del planeta) está permitiendo a los científicos hacer hallazgos y encontrar todo aquello que el hielo retenía en su interior. En este caso ha sido un cachorro de perro o lobo, casi intacto.

Se trata de un cánido de dos meses que murió hace más de 18.000 años cerca del río Indigirka, al noreste de una de las ciudades más frías del mundo, Yakutsk, en plena Siberia rusa, a solo 450 kilómetros del círculo polar ártico.

Allí hallaron los científicos a Dogor, como se ha llamado a este cachorro macho, por ser una palabra que significa “amigo” en el idioma local Yakut, hablado en esa parte de Siberia.

Sin embargo, aún se desconoce de qué especie es este cachorro, que aún conserva todo el pelo, las pestañas, los bigotes y la dentadura intacta, además de su nariz y sus patas.

Aunque se le han practicado varias pruebas en el Centro Sueco de Paleogenética (GPC) no se han encontrado coincidencias claras de ADN, por lo que no se sabe si es un perro, un lobo o un eslabón evolutivo entre ambos.

Tampoco se sabe aún la causa de su muerte, aunque los expertos han adelantado que no hay evidencias de que fuera una muerte violenta o estresante para el animal.

Fuente: 20 minutos.

[descarga nuestra APP para recibir nuestro contenido destacado]

Te puede interesar: El anciano que usó 9 pares de zapatos para caminar 2.000 km y transmitir un importante mensaje

videoinfo__video2.bles.com||29a92229b__

Ad will display in 09 seconds