Redacción BLes– Según un nuevo análisis, el objeto interestelar ‘Oumuamua no es un iceberg de nitrógeno, como la comunidad científica ha sostenido durante mucho tiempo.

Una gigantesca nave espacial rocosa y con forma de cigarro procedente del espacio interestelar llegó a nuestro sistema solar en octubre de 2017. Los astrónomos la denominaron ‘Oumuamua, que se traduce como “mensajero”, debido a su misterio y origen desconocido.

El telescopio Pan-STARRS1 descubrió inicialmente la misteriosa nave en la Universidad de Hawái, financiado por las Observaciones de Objetos Cercanos a la Tierra (NEOO) de la NASA.

El visitante interestelar ha vuelto a ser un tema candente después de que un nuevo equipo de científicos de la Universidad de Harvard afirmara que ‘Oumuamua no era un iceberg de nitrógeno como se pensaba.

Cuando los científicos vieron por primera vez a ‘Oumuamua atravesando nuestro sistema solar a una velocidad aproximada de 92.000 km/h (57.000 mph), demasiado rápido para haberse originado en nuestro sistema solar.

El objeto, plano y con una forma extraña, se aceleró a una velocidad que no podía explicarse por la atracción gravitatoria del Sol cuando cruzó el astro rey, dando vueltas de campana. Además, no se observó ningún signo de combustible, como vapor de agua o gases que salieran del objeto y lo impulsaran hacia adelante.

Los científicos desconocen qué fue lo que impulsó a ‘Oumuamua en su viaje de honda dentro y fuera de nuestro sistema solar y su composición.

Alan Jackson y Steven Desch, astrofísicos de la Universidad Estatal de Arizona, propusieron que ‘Oumuamua, un cometa, era un iceberg hecho de nitrógeno. Al principio, los científicos se quedaron perplejos por la velocidad del cometa (87,3 kilómetros por segundo), y no podían entender cómo la fuerza gravitatoria del Sol no le afectó cuando salió de nuestro sistema solar.

Según el dúo, la propulsión del cometa se debió al nitrógeno que lo cubría, que se evaporó debido al calor del sol y lo impulsó a una velocidad increíble. Lo sorprendente es que fuera capaz de mantener una velocidad tan elevada a pesar de su tamaño, que oscila entre los 400 y los 800 metros de largo y los 35 y los 167 metros de ancho.

Un artículo publicado en la revista New Astronomy por los astrofísicos de Harvard Amir Siraj y Avi Loeb cuestiona la idea anterior. El dúo afirma que la cantidad de nitrógeno en el universo es insuficiente para crear un objeto como ‘Oumuamua.

El nitrógeno puro es extremadamente raro y sólo se ha descubierto en Plutón, representando sólo el 0,5 por ciento de la masa total del planeta. Además, incluso si recogiéramos todo el nitrógeno puro de cada mundo similar a Plutón en el cosmos, seguiría siendo insuficiente para formar un objeto tan masivo, informó Live Science.

La masa necesaria de elementos pesados excede la cantidad total encerrada en las estrellas con un 95% de confianza, lo que hace que el escenario sea insostenible porque sólo una pequeña fracción de la masa de las estrellas termina en exo-Plutones”, escribieron Amir Siraj y Avi Loeb.

A pesar de ello, Siraj mantiene que el misterio del objeto permanece y que hay que investigar todas las posibilidades antes de sacar conclusiones.

Pero eso es lo que hace que ‘Oumuamua sea tan fascinante, dijo. “Realmente no me importa lo que sea, porque cada posibilidad es un objeto astrofísico que nunca hemos visto antes, así que por eso es emocionante”.

Kathy Vittetoe  – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.