Arqueólogos han podido llevar a cabo nuevos descubrimientos en las ruinas de Machu Picchu (Perú) gracias al uso de nuevas tecnologías. Concretamente, el uso de láseres que permiten “ver a través” y drones, que permiten investigar puntos de esta zona donde los investigadores no pueden acceder.

Los hallazgos, publicados este mes de enero en el Journal of Archaeological Science, permiten conocer más sobre los complejos donde se realizaban ceremonias en Machu Picchu, así como también estudiar un sistema de canalización del agua “que recorren el área”.

Láseres y drones, las principales herramientas

La aplicación de nuevas tecnologías en arqueología, concretamente el escáner lidar (light detection and ranging), han permitido expandir el área conocida de estas ruinas. Esta tecnología consiste en emitir “pulsos de láser” que “rebotan” en las superficies y permiten “detectar características y mapear sus contornos”.

Esta tecnología ya permitió en 2019 hallar una “enorme red de antiguas granjas mayas” en Belice, así como también descubrir una “ciudad perdida en Honduras”.

Según la directora de la investigación, Dominika Sieczkowska, “solo la gente muy privilegiada puede acceder a Machu Picchu, porque es un sitio muy especial”. “Cuando iban allí, tenían que parar en Chachabamba para un baño espiritual para ir limpio y purificado a Machu Picchu”.

Este complejo constaba de un “altar principal de piedra rodeado por 14 baños”, cuya agua provenía del río Urubamba.

Los drones fueron esenciales para que los científicos de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Wroclaw en Polonia y el Ministerio de Cultura de Perú y la directora pudieran apartar el follaje que ocultaba las ruinas sin dañarlas.

Fuente: 20minutos.es

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.