A finales de los 90, un equipo de científicos descubrió un extraño cráter de 100 metros de diámetro y cinco de profundidad en el fondo del Océano Pacífico, frente a las costas de California. Años después, decidieron examinar la zona mediante robots. Encontraron más de 15.000.

Cráteres de todos los tamaños salpican el fondo arenoso en la costa del Pacífico. 5.000 de estas extrañas depresiones circulares miden en torno a los 68 metros de diámetro y unos 2,3 de profundidad. Junto a ellos hay miles de depresiones más pequeñas que solo miden 6 metros de diámetro y apenas uno de profundidad.

Los resultados del hallazgo acaban de publicarse en la conferencia Anual de la Unión Geofísica de Estados Unidos, indica Gizmodo.

Mapa del fondo marino que muestra marcas de viruela y micro-depresiones en el fondo marino frente a Big Sur. (MBARI)

La cuestión es: ¿Qué hace que se formen estas depresiones circulares? El equipo del Acuario de la Bahía de Monterrey responsable del estudio tiene dos explicaciones al respecto, pero ninguna es definitiva. Respecto a los cráteres más grandes, su formación puede deberse a la actividad geotérmica que libera gases en el subsuelo. Estos gases pueden estar removiendo la arena del fondo hasta formar las depresiones circulares. El problema es que los científicos no han hallado ninguna evidencia de estos gases en las zonas donde aparecen los cráteres.

La segunda hipótesis tiene que ver con nuestra basura. Un tercio de los cráteres más pequeños tienen algún objeto en su centro, la mayoría de estos objetos son algún tipo de basura de origen humano.

Vista de primer plano del fondo marino dentro de una micro depresión, mostrando basura, rocas, animales del fondo marino y peces. (MBARI)

Esta basura atrae a los peces y la hipótesis de los investigadores es que los movimientos de la fauna marina alrededor de los desperdicios remueven la arena y son lo que origina las depresiones más pequeñas. Hasta 4.500 de estos cráteres podrían estar causados de forma indirecta por nuestros desperdicios.

Si se confirma, el hallazgo permitiría cartografiar el efecto de nuestra basura sobre el fondo marino mediante un indicador totalmente nuevo. El problema es que no todos los cráteres tienen basura en su centro. Algunos están vacíos. De momento hay más de 15.000 cráteres en el fondo del océano y no sabemos con seguridad cuál es su origen. Los científicos siguen en ello.

Fuente: El imparcial.

[descarga nuestra APP para recibir nuestro contenido destacado]

Te puede interesar: Falun Dafa, conoce la historia de la disciplina milenaria china que ha cambiado al mundo entero

videoinfo__video2.bles.com||5ebb6979d__

Ad will display in 09 seconds