Los investigadores anticipan que la mujer tenía un carcinoma nasofaríngeo o cáncer de nasofaringe.

El entresijo de la “Dama Misteriosa”, la momia egipcia de 2000 años de antigüedad que hace más de un año, en abril de 2021, se descubrió que era la primera embarazada de la historia, se ha empezado a resolver. La causa del fallecimiento de esta mujer sería un cáncer nasofaríngeo.

Así lo refleja un nuevo estudio publicado por investigadores liderados por el profesor Rafał Stec del Departamento de Oncología de la Universidad de Medicina de Varsovia.

Los cambios infrecuentes en los huesos nasofaríngeos de la momia no son típicos del proceso de momificación. Además, un equipo de radiólogos que analizaba los resultados de la tomografía computarizada descubrió la posibilidad de cambios tumorales en los huesos”, según explicó en un comunicado.

Razón de la muerte

Es decir, los responsables del estudio creen que la embarazada murió debido a un cáncer de carcinoma nasofaríngeo o cáncer de nasofaringe, que se forma en las fosas nasales. Para corroborarlo, se va a proceder a recolectar más muestras de tejido. Una vez se extraigan, se cotejarán con muestras de otras momias egipcias conservadas en museos y laboratorios de Reino Unido y Estados Unidos.

Según ha podido conocer IFLScience gracias al testimonio de Wojciech Ejsmond y Marzena Ozarek-Szilke, codirectores del Proyecto de la Momia de Varsovia:

“En las tomografías computarizadas se puede ver un pequeño cambio patológico, de unos 7 milímetros de diámetro, una lesión redonda que rodea un espacio vacío, en el hueso detrás de la órbita izquierda. Lo más probable es que se trate de un cambio causado por un tumor, posiblemente un sitio metastásico”.

“Este tipo de cambios metastásicos en los huesos del cráneo se dan, entre otros, después de un adenoma -tumor que no es canceroso-, pero si fuera este tipo de tumor, las pruebas histopatológicas nos darían una respuesta definitiva. Además, hay grandes cavidades en los huesos de la cara, incluida la cavidad nasal, los senos maxilares y la parte palatina de los huesos maxilares. Los cambios en los huesos craneofaciales se corresponden con el cáncer nasofaríngeo en pacientes modernos”.

En busca de casos similares

La idea de fondo es encontrar los orígenes antiguos del cáncer y verificar que, en efecto, pudo haber sido común en el antiguo Egipto.

Nuestro análisis de esta momia podría contribuir al desarrollo de la medicina moderna al revelar la firma molecular del cáncer que se puede comparar con los cánceres que ocurren actualmente. Pero el próximo paso hacia este ambicioso objetivo requiere un análisis genético completo del tejido canceroso encontrado en la momia femenina del antiguo Egipto”, según los autores del nuevo estudio.

“En cualquier caso, hablamos de unas averiguaciones que tardarán varios meses en completarse, como mínimo, hasta finales de este año, con el que se buscan nuevos avances relacionados con el diagnóstico temprano y el tratamiento del cáncer”, concluían los investigadores.

Fuente: 20minutos.es

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.