La babosa rosa fluorescente (triboniophorus graeffi), que solo se encuentra en un área de 6 kilómetros de Australia en torno al monte Kaputar, ha sobrevivido a la ola de incendios que ha devastado el hábitat natural de 327 especies protegidas.

La noticia ha sido confirmada por el Servicio de Parques Nacionales y Vida Silvestre (NSW por su siglas e inglés) en un mensaje en su página oficial de Facebook.

Esta especie de babosa ha logrado sobrevivir a los incendios gracias a que se ha escondido en las grietas de las rocas del monte. Gran parte de las fuentes de alimento de las babosas (hongos, musgo y moho) también se habrían quemado por el fuego, pero estos alimentos crecerán con relativa rapidez y no causarán un gran problema para las babosas.

La babosa rosa no solo ahuyenta a sus depredadores con su llamativo color, sino también por su desagradable sabor. La sequía ha afectado gravemente a esta especie, ya que sin humedad no pueden producir el moco que les ayuda a desplazarse.

El monte Kaputar donde esta especie se encuentra al noroeste de Sídney, y debe su nombre a un volcán inactivo de esa misma zona. La fauna de este monte incluye tres especies de caracoles carnívoros que tampoco pueden encontrarse en ningún otro lugar del mundo.

Fuente: 20 minutos.

Te puede interesar: La Verdad, Benevolencia, Tolerancia siempre prevalecerá en el corazón del hombre

videoinfo__video2.bles.com||a2a9491f3__

Ad will display in 09 seconds