Redacción BLes– ¿Es posible que los cráneos de Paracas sean el eslabón perdido de la evolución de la humanidad? ¿Es posible que sean miembros de una especie que no se originó en la Tierra? ¿O son simplemente otro caso de deformidad craneal?

Los misteriosos cráneos de Paracas son, sin duda, uno de los descubrimientos más desconcertantes jamás realizados.

Cráneos alargados característicos de la cultura Paracas. Estos cráneos están expuestos en el Museo Regional de Ica en la ciudad de Ica en Perú. (Flickr/Marcin Tlustochowicz/CC BY 2.0)
Una caja de cráneos de la cultura andina Paracas, vista en el Museo Nacional de Arqueología, Antropología e Historia de Perú en Lima. (Wikimedia/Robrrb/CC BY-SA 3.0)

Le recomendamos: ¡¿Hollywood va CAMINO a ACEPTAR la PEDOFILIA⁉️

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD BLES.COM: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

Julio Tello, arqueólogo peruano, descubrió en 1928 un complejo y sofisticado enterramiento en las profundidades de la desértica península de Paracas, en la costa sur de Perú, en un paisaje árido. Lo que encontró allí enterrado tiene el potencial de transformar todo lo que sabemos sobre la historia de la humanidad, según Humansarefree.

Aunque los críticos son escépticos respecto a los cráneos de Paracas, muchos individuos creen que podrían representar un eslabón perdido en la evolución humana y una especie completamente nueva que no se originó en la Tierra.

La ciencia determinará quién tiene razón.

He aquí diez datos fascinantes sobre los intrigantes cráneos de Paracas, una colección de restos humanos controvertidos que podrían alterar permanentemente nuestra percepción de nuestros antepasados y orígenes:

  • Los restos de las tumbas tenían algunas de las cabezas alargadas más grandes del mundo jamás descubiertas.
    Más de 300 extraños cráneos fueron desenterrados por un arqueólogo peruano, y se cree que tienen al menos 3000 años de antigüedad.
  • Ciertas tribus sudamericanas solían atar los cráneos de los bebés para cambiar su forma, lo que daba como resultado una forma craneal dramáticamente agrandada que no se parecía en nada a los humanos típicos.
  • Las antiguas tribus producían la deformación craneal aplicando una presión constante durante mucho tiempo con trozos de madera, algo que también puede encontrarse en las antiguas sociedades africanas. Aunque este tipo de deformación craneal alteraba la forma del cráneo, no afectaba al tamaño, peso o volumen del mismo, todos los cuales manifiestan características humanas normales.
  • Los cráneos de los Paracas son al menos un 25% más grandes y hasta un 60% más pesados que los de los humanos típicos.
  • Los cráneos de Paracas difieren en peso y estructura, con una sola placa parietal en comparación con dos en los humanos normales.
  • Se enviaron cinco muestras de cráneos de Paracas para realizar pruebas genéticas. Las muestras, que incluían pelo, dientes de piel y trozos de hueso craneal, revelaron características notables que se han sumado al enigma que rodea a estos extraños cráneos. Para evitar “resultados influenciados”, no se informó al laboratorio genético al que se transportaron las muestras del origen de los cráneos. Sin embargo, heredado de la madre, el ADN mitocondrial reveló mutaciones que ningún hombre, primate o animal de la tierra había visto antes.
  • Las alteraciones encontradas en las muestras del cráneo de Paracas demuestran que los investigadores estaban tratando con un tipo de “ser humano” completamente distinto al Homo sapiens, los neandertales o los denisovanos.
  • “Tenía ADNmt (ADN mitocondrial) con mutaciones desconocidas en cualquier humano, primate o animal conocido hasta ahora”, según el arqueólogo Brien Foerste.
  • “La gente de los cráneos de Paracas era tan diversa biológicamente que habría sido imposible que nosotros y ellos nos ‘cruzáramos'”, dijo Brien Foerste.
  • “No estoy convencido de que encajen en el árbol evolutivo que conocemos”, añadió Foerste.

Oliver Cook – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.