Redacción BLes – Recientemente, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, declaró en una entrevista televisiva que “la pandemia se ha terminado”. Mientras que en Occidente los países están regresando a una vida más normal luego de más de 2 años de cierres y restricciones; en China, el régimen comunista sigue ejecutando su política “cero covid” sin medir demasiado las consecuencias sobre la población.

Reiterados confinamientos en Shenzhen

Los cierres en varias áreas de Shenzhen se han reiterado varias veces desde el inicio de este año. Las autoridades ordenan confinamientos por algunos días, cuando los casos llegan a cero las relajan, luego ante la aparición de algunos pocos casos, imponen los cierres nuevamente.

En marzo de este año, varios videos en redes sociales mostraban a los residentes de Shenzhen en situaciones desesperantes. Las autoridades decidieron confinar a la gran ciudad de 17 millones de habitantes, impedir la salida de los edificios residenciales y dieron la orden para que las personas trabajasen desde casa. Luego de unos días de encierro, los reclamos de los ciudadanos se hicieron virales en internet.

En algunas áreas residenciales, los vecinos no recibían el suministro de comida que necesitaban para sobrevivir y nadie respondía a sus reclamos. Si intentaban realizar compras en línea, se encontraban con que los alimentos habían subido considerablemente de precio. Además del cansancio generalizado causado por más de 2 años de pandemia y cierres reiterados, los ciudadanos debían resignarse a pasar hambre por las órdenes de quedarse en casa del gobierno.

Para algunos residentes de Shenzhen, esto se tornó insoportable y fueron empujados al borde de la locura. Videos en internet mostraban a personas gritando desde sus ventanas, algunas golpeaban cacerolas desde los techos de los edificios. Un medio internacional en idioma chino informó un triste hecho ocurrido en un vecindario en el distrito de Futian. Una mujer fue al techo de su edificio, gritaba desesperada, y a la vista de todos sus vecinos, saltó al vacío.

Ciudadanos chinos salen a las calles a protestar

Recientemente, varios videos de Shenzhen se viralizaron en Twitter. Estos videos mostraban a ciudadanos chinos enojados, protestando en las calles, y gritaban “el Partido Comunista Chino no cumple sus promesas”, también hubo varios enfrentamientos entre los manifestantes y la policía.

Bajo la estricta política cero covid del régimen comunista, las autoridades ordenaron el cierre de cuatro distritos de Shenzhen el 26 de septiembre, ya que se informó de 10 casos nuevos positivos de covid-19. En otro distrito, el gobierno local dispuso el confinamiento total por un nuevo y único caso confirmado.

Estas medidas provocaron la ira y el enojo de los residentes, que salieron a protestar y a vociferar en contra del Partido Comunista Chino.

Según medios internacionales, el centro de las protestas fue en el barrio de Shawei, distrito de Futian. Varios videos se publicaron en las redes sociales chinas y rápidamente fueron eliminados por la censura del régimen comunista.

Las protestas callejeras en China son cada vez más frecuentes y esto es un reflejo del estado social del país, una preocupación persistente para el líder chino Xi Jinping, que está a la espera de un posible tercer mandato luego de la celebración del XX Congreso del Partido.

Política de cero covid en Weibo

En las redes sociales chinas, los comentarios negativos de la gente frente a la política cero covid son más frecuentes, sin embargo, no reflejan la misma ira y enojo de los chinos en las calles porque muchos comentarios son eliminados. Un exmiembro del medio de comunicación estatal Global Times publicó un artículo cuestionando la política cero covid del Partido Comunista Chino.

“Ómicron es un gran problema para la humanidad, y la realidad es que los países de todo el mundo han perdido colectivamente la batalla y han aceptado las consecuencias naturales de la pandemia de covid, incluidas las muertes y el covid prolongado. Solo China sigue luchando. Pero esta lucha será como navegar en un bote contra la corriente”, expresa el artículo.

La publicación recibió más de 55 mil me gusta y comentarios. Un comentario decía: “¡No me opongo a la prevención de epidemias, me opongo a cómo ‘una solución sirve para todos’! Lo más rápido posible, debemos presionar para que las aplicaciones [locales] del Código de Salud se reconozcan entre sí y dejen de hacer que las personas se aíslen y se queden en casa en áreas de bajo riesgo”.

Los comentarios son moderados por los censores del Partido Comunista Chino, por esta razón el contenido de los mismos es similar y homogéneo.

El descontento social sigue en aumento

Shanghái, uno de los centros económicos más importantes del mundo, entró bajo la política cero covid estricta del régimen chino en marzo de 2022. A pesar de las recomendaciones de organismos internacionales sobre lo perjudicial de los cierres y confinamientos para evitar la propagación de covid-19, China hizo todo lo contrario.

Con el surgimiento de la variante Ómicron en 2022, Shanghái abandonó la vida relativamente normal e inició las estrictas medidas de confinamiento. La mitad de la ciudad se cerró completamente. Luego de una reunión de los altos líderes, el secretario del Partido en Shanghái anunció medidas de control y prevención para llevar a la ciudad a “cero covid”.

Internautas chinos dieron a conocer rápidamente las consecuencias de las restricciones en Shanghái: niños eran abandonados sin sus padres en centros de cuarentena, personas que necesitaban urgentemente de tratamiento médico morían porque se les negaba la atención sanitaria y vecindarios enteros pasaban días sin alimentos porque nadie les proveía de comida. Los videos chinos superaron la barrera del gran cortafuegos de Internet del régimen y se hicieron virales en Occidente.

El descontento social empezó a aumentar entre los chinos, mientras que las situaciones más extremas e inverosímiles se replicaban a través de videos chinos filtrados de Internet. Un ejemplo de ello fue el video que mostró a un trabajador pandémico en una zona residencial matando a golpes a un perro corgi, que pertenecía a una persona con un supuesto resultado positivo de covid.

Desde inicios de 2022, con los cierres prolongados en Shanghái, Shenzhen y Chengdu, varios hashtags de protesta y en contra de las medidas del régimen comunista chino se hicieron populares en Weibo, como el hashtag “¿por qué China no puede levantar las restricciones como los países extranjeros?”, sin embargo, estos fueron eliminados rápidamente.

Por Gabriela Serrentino – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.