Redacción BLes – Vladímir Putin y el líder chino Xi Jinping se reunirán en Uzbekistán la próxima semana según dijo el enviado ruso en Beijing, Andrey Denisov, informó la agencia de noticias rusa TASS. Las reuniones se harán en el marco de la cumbre de Organización de Cooperación de Shanghái (OCS).

“En menos de diez días tendremos una reunión ordinaria de nuestros líderes de la OCS en Samarcanda, nos estamos preparando para ello. En general, esta cumbre promete ser interesante, porque será la primera cumbre en toda regla desde la pandemia”.

“No quiero decir que las cumbres en línea no sean completas, pero aun así, la comunicación directa entre los líderes es una calidad de debate diferente. De un modo u otro, habrá sesiones plenarias y varios tipos de reuniones de grupo, y estamos planeando una reunión seria y completa de nuestros líderes con una agenda detallada, en la que estamos trabajando ahora, de hecho, con nuestros socios chinos”, dijo el diplomático.

La cumbre de la OCS se celebrará del 15 al 16 de septiembre en Samarcanda (Uzbekistán).

Vladímir Putin mencionó, durante la reunión que mantuvo con uno de los líderes del PCCh, Li Zhanshu, que se encontrará con Xi Jinping en Uzbekistán. “Espero que nos [reunamos] con el Presidente Xi Jinping en Samarcanda (Uzbekistán), en el marco de los actos relacionados con la Organización de Cooperación de Shanghai”, dijo Putin al comenzar, y agregó, “le pido que transmita mis saludos y deseos a mi buen amigo, el Presidente de la República Popular China Xi Jinping”.

Li Zhanshu es uno de los miembros del Comité Permanente del Politburó y es el tercer hombre más poderoso dentro del partido comunista chino. Su salida del país y sus visitas internacionales son las primeras que realiza un alto cuadro del régimen comunista luego del inicio de la pandemia.

El líder chino Xi Jinping visitará Kazajistán este 14 de septiembre, según informa el Ministerio de Relaciones Exteriores kazajo. Será su primera visita luego del inicio de la pandemia de COVID-19.

Xi se reunirá con el presidente de Kazajistán, Kassym-Jomart Tokayev, y firmará acuerdos bilaterales. Hasta el momento, el gobierno chino no ha confirmado oficialmente la visita y el ministro de relaciones exteriores del país tampoco ha efectuado comentarios.

El Wall Street Journal informó que Xi estaba planeando una visita a Asia Central para reunirse con Putin y otros líderes de la región en la cumbre de la Organización de Cooperación de Shanghai. La OCS está conformada por China, India, Kazajistán, Kirguistán, Pakistán, Rusia, Tayikistán y Uzbekistán. Afganistán, Bielorrusia, Irán y Mongolia tienen el estatus de observadores, mientras que Armenia, Azerbaiyán, Camboya, Nepal, Sri Lanka y Turquía son países asociados. Además, muchos otros países han manifestado recientemente su deseo de adherirse a la OCS.

La OCS fue fundada en junio de 2001 en Shanghai para enfrentar los conflictos respecto a la seguridad regional, la lucha contra el separatismo, el tráfico de drogas ilícitas y otros temas. Actualmente, la organización intergubernamental está también centrada en el desarrollo de la región, el respeto de la diversidad y las tradiciones culturales.

Con vistas al próximo XX Congreso del partido comunista a realizarse el 16 de octubre, donde se espera que Xi sea reelegido para un tercer mandato como secretario general, el líder chino no ha salido del país desde que se ordenó el cierre de fronteras y la limitación de los vuelos internacionales.

El próximo encuentro ente Xi y Putin muestra que la colaboración entre ambos países es muy estrecha, y que este acercamiento se ha profundizado desde la guerra que Rusia mantiene contra Ucrania. Tanto Moscú como Beijing mantienen relaciones tensas con varios países occidentales y en febrero de este año ambos países hicieron un acuerdo de cooperación “sin límites”. Desde entonces, Beijing no ha condenado a Rusia por la guerra de Ucrania, sino que ha responsabilizado a Estados Unidos y a la OTAN.

En este sentido, en una llamada efectuada en febrero entre ambos líderes, publicada por el medio estatal chino CCTV, Xi dijo que Putin debería “abandonar la mentalidad de la Guerra Fría, dar importancia y respetar las preocupaciones razonables de todos los países en materia de seguridad, y formar un mecanismo de seguridad europeo equilibrado, eficaz y sostenible a través de las negociaciones”. También señaló que “la situación en el este de Ucrania ha sufrido rápidos cambios … [y] China apoya a Rusia y Ucrania para resolver la cuestión mediante la negociación”.

Un experto en China, Alfred Wu, profesor asociado de la Universidad Nacional de Singapur, dijo que la decisión de Xi de hacer una visita al extranjero apenas unas semanas antes del XX Congreso del partido comunista de China podría interpretarse como una señal de la confianza y de la fuerza del líder.

“Muestra que la mayoría de las decisiones sobre los arreglos de personal para su tercer mandato probablemente ya se hayan tomado… Realmente no creo que esté bajo desafío a nivel nacional”, dijo Wu.

Wu dijo que espera que el encuentro afiance aún más el vínculo entre Xi y Putin, y entre China y Rusia. Dijo que es de esperarse que Xi elija reunirse con Putin y no con líderes de Estados Unidos o Europa en su primer viaje al extranjero desde la pandemia.

“Si va a Estados Unidos o Europa, probablemente enfrentará muchos desafíos. Cuando vaya con Putin, recibirá todo tipo de elogios de su amigo, quien está feliz de que sea un hombre fuerte”, dijo Wu.

Las relaciones bilaterales entre China y Rusia se han estado reforzando durante los últimos años. Fueron aliados para apuntalar el comunismo y durante los años de la Revolución Comunista en China, muchos soviéticos fueron al país para apoyar el movimiento. Mao Zedong recibió apoyo incondicional de la Unión Soviética desde 1949 a través de préstamos millonarios. Desde 1960, ambos países comenzaron un distanciamiento cada vez más pronunciado, en parte por diferencias ideológicas y políticas, como económicas.

Sin embargo, desde 2019, con acuerdos de cooperación económica y suministros de gas ruso a China, ambos países se fueron acercando, hasta que la guerra ruso-ucraniana irrumpió en el escenario global para afirmar aún más los vínculos entre Moscú y Beijing.

Por Gabriela Serrentino – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.