Redacción BLes– Varias docenas de funcionarios del Partido Comunista de China (PCCh) son investigados desde julio, a partir de una campaña de ‘limpieza’ de “instituciones políticas y jurídicas” iniciada internamente en el régimen.

La purga fue instigada por uno de los aliados más próximos al líder Xi Jinping, quien propuso: “girar la hoja hacia adentro y raspar el veneno del hueso”, a fin de obtener un control más estricto y fortalecer el poder del líder, sostienen los analistas, según el Wall Street Journal (WSJ) del 18 de agosto. 

El funcionario de mayor rango entre los investigados es el jefe de policía de Shanghai, Gong Daogan, además de otros cuadros antes premiados por su buen desempeño.

El objetivo de la campaña sería dejar en sus cargos a policías, fiscales y jueces “absolutamente leales, absolutamente puros y absolutamente confiables”, en términos de los investigadores del régimen comunista.

“Xi depende especialmente de este aparato estatal coercitivo, pero también desconfía de él”, comentó Wu Qiang, investigador de política china y ex profesor de la Universidad Tsinghua de Beijing, de acuerdo con WSJ. 

El encargado de la purga, Chen Yixin, la habría comparado con el Movimiento de Rectificación de Yan’an, ejecutado entre 1942 y 1945, uno de los más sangrientos en la historia del PCCh para aumentar los poderes del dictador Mao Zedong.

Para algunos observadores la campaña demostraría la persistencia de la corrupción en el sistema penal utilizado por el PCCh.

Para el economista Sheng Hong, los jefes del PCCh “No reconocen que la corrupción es un problema institucional”.

La campaña de ‘limpieza’ promovida por Chen Yixin también fue informada por el medio Bitter Winter, este observó que las protestas protagonizadas recientemente en Bielorusia, un aliado cercano del PCCh, generaron preocupación en el régimen, por lo que  tomó medidas al respecto.

Por un lado hicieron que se mintiera al publicar que el pueblo apoyaba a Lukashenko, tanto a nivel nacional como internacional, activando su ejército de troles en las redes sociales para este propósito. 

Por otro lado, se intensificó la propaganda sobre la ‘necesidad de obedecer’ al PCCh incondicionalmente y sin críticas. 

Al parecer, Xi Jinping estaría previniendo las consecuencias del desastre económico causado por el virus PCCh, de las crecientes fricciones con  Estados Unidos y otros países, y el eventual riesgo de disturbios sociales. 

El encargado de los asuntos de China en el WST, Jonathan Cheng, reiteró la información en uno de sus tuits. 

“Un alto aliado de Xi Jinping pidió una purga al estilo Mao del aparato de seguridad doméstica de China el mes pasado, diciendo que era hora de ‘girar la hoja hacia adentro y raspar el veneno del hueso’. La limpieza comenzó rápidamente”, escribió Cheng. 

Asimismo, el PCCh es “el régimen más sofisticado” en el uso de la Internet y la tecnología aplicadas a la censura y a la propaganda, con el objetivo de suprimir, controlar y distorsionar la información, señaló Rory Truex, profesor adjunto de política y asuntos internacionales de la Universidad de Princeton.

Truex también comentó que el PCCh ha identificado las amenazas que le acechan y la forma de contrarrestarlas. 

“Pero hay algunas pruebas de que eso puede haber cambiado bajo Xi Jinping, y que algunas de las cosas que realmente hicieron fuerte al Partido Comunista chino bajo su gobierno pueden estar erosionándose”, agregó Truex según el medio australiano ABC.

Jose Hermosa– BLes.com