Pekín anunció que endurecerá los ajustes a «los ingresos más elevados del país» para ampliar los objetivos sociales del régimen. Esto presiona nuevamente a los gigantes tecnológicos chinos, en la mira de Xi Jinping desde hace diez meses

El líder del régimen chino, Xi Jinping, ordenó aumentar la «regulación de los ingresos más altos» en el país para mejorar la «redistribución de la riqueza». Esta medida supone un nuevo golpe para las empresas tecnológicas chinas. Desde el año pasado, bajo la justificación de aumentar las ayudas sociales, Pekín ha ido intensificando la presión contra las compañías de telecomunicaciones en el gigante asiático.

Durante una reunión con la Comisión de Asuntos Financieros y Económicos del Partido Comunista de China (PCCh), Xi Jinping insistió este miércoles en restringir los «ingresos irracionales». Del mismo modo, llamó a las empresas y a las personas que los perciben a «devolver a la sociedad una parte mayor».

En esta instancia, el comité también afirmó que con la apertura económica y las reformas impulsadas por el PCCh durante las últimas décadas, algunas regiones «se han enriquecido primero». Sin embargo, declaró que ahora es momento de buscar la «prosperidad común para todos».

La nueva política redistributiva de Xi Jinping apunta a elevar los salarios de la clase media y de esta forma incentivar el consumo. Según el analista Wang Jun, «el estancamiento del consumo ha dejado claro que es urgente aumentar los ingresos de la gente y poner el foco en una distribución justa», aseguró el miembro del China Center for International Economic Exchanges.

No obstante, todas estas medidas implicarán un mayor gasto social y, por lo tanto, nuevas cargas económicas para el Estado chino. ¿De dónde saldrán los recursos? Todo indica que las grandes compañías tecnológicas serán las principales afectadas.

Le recomendamos: Se DERRUMBA la imagen de Biden tras la toma de los talibanes en Kabul

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD BLES.COM: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

A la caza de las grandes empresas

Desde noviembre del año pasado Xi Jinping tiene en la mira a los empresarios más ricos del país. En esa oportunidad, el régimen comunista canceló la salida en la bolsa de Shanghái y Hong Kong a Ant Group, propiedad del multimillonario Jack Ma. La empresa de tecnología filial de Alibaba, cifraba en ese entonces una Oferta Pública Inicial (IPO) de 37000 millones de dólares.

La incursión en la bolsa no era un evento cualquiera, por el contrario, iba a ser la IPO más grande de la historia. Sin embargo, la operación no pudo concretarse ante la prohibición de Pekín. El gigante asiático castigó a Jack Ma debido a sus cuestionamientos a los reguladores financieros de China.

Recientemente, la app de transporte Didi Chuxing también recibió una sanción similar, al pasar por alto la sugerencia del PCCh de posponer su salida a bolsa de 4400 millones de dólares en EE. UU.

El endurecimiento de las medidas contra el sector privado en pos de la «equidad» y la «redistribución de la riqueza» evidencia la verdadera intención de Xi Jinping. Según un emprendedor chino no identificado «el partido quiere un mayor poder sobre los negocios y quiere que seamos más obedientes», expresó.

María José Olea Álvarez – Panampost.com