Redacción BLes – En medio del centenario del Partido Comunista Chino (PCCh), el jueves 1 de julio, su actual líder Xi Jinping, lanzó una amenaza a los “acosadores extranjeros”, prometiendo que “recibirán golpes en la cabeza”.

La amenaza se produjo después de que Xi prometiera cumplir la “misión histórica” del PCCh de apoderarse de Taiwán, con aviones de combate y bombarderos chinos que vuelan constantemente de forma provocativa cerca de la isla.

Muchas naciones internacionales denunciaron la forma ilegal en el régimen chino se impone sobre Taiwán, Hong Kong, Xinjiang y el Mar de China Meridional.

Además, Pekín también se convirtió en el centro de las críticas mundiales por su trato inhumano a las minorías étnicas de Xinjiang y su opresión hacia las religiones y prácticas espirituales dentro de su territorio. Siendo sus principales víctimas uigures, tibetanos, cristianos y en su gran mayoría practicantes de Falun Dafa; debido a diferentes informes independientes que evidencian la cantidad de crímenes hacia estas personas, la comunidad internacional impuso sanciones al régimen chino.

Sin embargo, el PCCh actualmente continúa con su actividad expansionista y hostil en dichos territorios y , además, sigue ejerciendo innumerables delitos contra los derechos humanos. Al mismo tiempo, califica la intervención extranjera, incluida la de Estados Unidos y otros países occidentales, de “hegemonía e intimidación”.

El jueves, Xi reiteró que el régimen chino es una víctima y declaró que las fuerzas extranjeras nunca “nos coaccionarán y esclavizarán”.

“Cualquiera que se atreva a tratar de hacerlo tendrá sus cabezas golpeadas sangrientamente contra la Gran Muralla de acero forjada por más de 1.400 millones de chinos”, informó Reuters.

Hablando de Taiwán, gobernado democráticamente y cuya libertad e independencia apoya la Primera Enmienda de los Estados Unidos, Xi dijo que la “reunificación” es la “misión histórica” del PCCh.

“Todos los hijos e hijas de China, incluidos los compatriotas de ambos lados del Estrecho de Taiwán, deben trabajar juntos y avanzar de forma solidaria, aplastando decididamente cualquier complot de ‘independencia de Taiwán'”, dijo.

En cuanto a Hong Kong y Macao, dos regiones en las que Pekín ha intentado consolidar su poder en el último año, Xi dijo que China “se mantendrá fiel a la letra y al espíritu del principio de ‘Un país, dos sistemas'”, un mero discurso frente a la verdadera realidad de hostigamientos y censura que padecen los habitantes por las autoridades que responden a la directiva del régimen chino.

Xi menciona el respaldo retórico del partido al “socialismo”, expresando el éxito del régimen en la reforma de la estructura de la sociedad.

“El pueblo de China no solo es bueno para destruir el viejo mundo, sino que también ha creado un nuevo mundo”, dijo Xi. ” Solo el socialismo puede salvar a China”.

También le recomendamos: Ofrendas sangrientas: El secreto detrás de la longevidad de los líderes comunistas chinos (Video)

Ad will display in 09 seconds

Sea o no así como lo describe Xi, se sabe que el trato brutal del PCCh a las inocentes minorías étnicas de China ofrece un panorama diferente. Las prácticas ahora expuestas al resto del mundo incluyen un conjunto de métodos de tortura inimaginables, la sustracción forzada de órganos para su venta clandestina, los trabajos forzados y la esterilización forzada.

Asimismo, el gobierno de Biden desde febrero identificó a China como “el mayor desafío geopolítico” para Estados Unidos, y el secretario de Estado Antony Blinken coincidió en que fue acertado que el ex presidente Trump adoptara una postura dura contra el régimen asiático, según Fox News.

“El presidente Trump tuvo razón al adoptar un enfoque más duro con China”, dijo Blinken durante su audiencia de confirmación. “No la forma en que lo hizo de varias maneras, pero el principio básico era correcto”.

Laura Enrione – BLes.com