Redacción BLes – Recientemente, Hu Xijin, quién fuera ex-editor jefe y secretario del partido comunista (PCCh) en Global Time, un diario en inglés adscrito al órgano oficial del partido, People Daily, comentó en Weibo su visión ultranacionalista por el viaje de  Nancy Pelosi a Taiwán.

Hu dijo:”sería una buena razón para librar una guerra”, y luego comentó en su cuenta de Twitter del 30 de julio del 2022, que los aviones militares estadounidenses de la comitiva deberían ser derribados.

Este ex-periodista, mantiene una fanaticada de 25 millones de nacionalistas chinos en su cuenta de Weibo, y más de medio millón de seguidores en Twitter, con gran impacto  en las decisiones del PCCh a nivel nacional.

Sin embargo, cuando parecía que el nacionalismo chino había alcanzado altas cuotas con las opiniones de Hu Xijin, entró en escena Ren Yi, un bloguero chino educado en Harvard y nieto de Ren Zhongyi, líder comunista durante las reformas de Den Xiaoping.

Yi, que se hace llamar, Chairman Rabbit, ante su fanaticada 1,8 millones de rabiosos en Weibo, comentó:”Hu Xijin es demasiado ruidoso, y hará pensar que las acciones de China no son suficientes, y esto es perjudicial para la moral del partido comunista”.

Chairman Rabbit había dejado en claro, que Xijin es considerado un vocero de Pekín en Occidente y no podía dar una opinión equivocada sobre la grandeza del PCCH

Este debate en Weibo por el viaje  de la presidenta de la Cámara de Representantes del Congreso de Estados Unidos, Nancy Pelosis, a Taiwán,  empodera el pensamiento nacional-totalitario.

Los clásicos del marxismo estimularon el nacionalismo desarrollista en China.

Mao Tsé Tung declaró:”La revolución de la -nueva democoracia- se difenrencia de la revolución socialista porque destruye el domino de los imperialistas traidores, pero no destruye el capitalismo capaz de contribuir a la lcuha nacionalista”.

Para Karl Marx, los nacionalistas desarrollistas en China eran defensores de la integridad nacional, y por supuesto, entraron más adelante en el principio bolchevique de la “táctica”, basado en la idea leninista de que el comunismo avanza dos pasos atrás, un paso adelante.

Weibo censura el pensamiento antinacionalista y democrático en sus páginas

Emparejados por el pasado nacionalista chino del Kuomintang, las opiniones teoricas de los clasiscos del marxismo, y los principios pragmáticos del leninismo ruso, los chinos de hoy avanzan a través de un embrollo de falsas políticas. 

El PCCh ha destruido la tradición y ha traído al país los frutos del comunismo internacional, consagrando generaciones de ciudadanos desconstruidos por  la post-verdad.

Solo hay que ver cómo el movimiento anti-extradición en Hong Kong, archienemigo del PCCh, ha puesto en evidencia la mentira del slogan rojo, “de un país, dos sistemas”, cuestión que ha hecho saltar las alarmas entre los votantes taiwaneses para las elecciones locales de noviembre.

Que han exigido a sus candidatos electorales la firma del compromiso de “resistir al PCCh”, una excelente meta para alcanzar la independencia  frente al Kuomintang.

Hace poco Weibo censuró al escritor chino, Du Zijian, quién expuso que el “mayor problema de China, es siempre pensar en convertirse en una gran potencia global”, dijo Zijian. De inmediato los trolls en las redes sociales causaron revuelos con las palabras de este intelectual.

Du Zijian, había querido decir, que el camino verdadero de su país pasaba por la tradición y lejos de los principios desarrollistas del nacionalismo y el comunismo chino, los cuales dejaron de funcionar para la nación cuando despojaron al hombre de su relación Cielo-Tierra.

Otros comentarios de Du Zijian dicen: ”El país es próspero, la gente es próspera, todos tienen dignidad, todos tienen una vida, y hay caras sonrientes por todas partes, ¿por qué querer liberar al mundo?”, se pregunta Zijian cuestionando la infiltración global del PCCh.

Pero la respuesta está ante el empuje del Kuomintang y luego la llegada del comunismo, que entronizaron entre todos la maldad del demonio rojo.

Sun Yat Sen, primer presidente de la República China y fundador del Kuomintang, había dicho: ”La revolución bolchevique es una lucha nacionalsita. En ese momento no sabíamos que Rusia estaba luchando por el nacionalismo. Además, el comunismo de su etapa inicial concuerda con nuestro Principio de Vida del Pueblo”.

Por José Rangel – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.