Según las cifras oficiales disponibles este sábado (04.04.2020), Brasil es el país de Sudamérica con más personas contagiadas por el nuevo coronavirus: 9.216 casos confirmados, con un total de 365 fallecidos. Escalofriante por sí solo, el número podría ser aún más devastador. Al menos así lo creen los sepultureros del cementerio de Villa Formosa, en las afueras de Sao Paulo y el más grande del mayor país de la región.

Conservando el anonimato por temor a represalias, pero al mismo tiempo exhibiendo certificados de defunción donde se mencionan causas de muerte compatibles con el COVID-19, los encargados de enterrar a los fallecidos en este camposanto aseguran que el trabajo es incesante, agotador por momentos. Allí donde antes enterraban menos de 30 cuerpos al día, ahora se hace a un ritmo frenético para cumplir con los 60 cadáveres que reciben cada jornada.

Para ellos no hay espacio para la duda: el coronavirus está matando a una velocidad que las cifras oficiales son incapaces de mostrar. “Esta fila de tumbas –dice uno de los trabajadores mostrando una larga hilera de excavaciones– debía durar al menos tres meses, pero ya la llenamos en uno”. Siguiendo los nuevos protocolos, el hombre viste un traje de protección para evitar ser contagiado por el coronavirus, set que incluye una mascarilla y un gorro. Sin embargo, no todos disponen de él y a veces el calor hace que los funcionarios se quiten la mascarilla.

El mayor cementerio de Brasil se queda sin tumbas. (Imagen alianza AP Foto/A. Penner/Vía DW)

“Yo creo que tenía la enfermedad”

Ajeno a las disputas políticas, Oswaldo dos Santos mira el poco emotivo entierro de su hijo, de 36 años. Los sepultureros, ataviados como dijimos con trajes especiales, cavan rápido y entierran. El hijo de Oswaldo murió debido a severos problemas respiratorios, y todo indica que tenía COVID-19. El problema es que el examen nunca llegó. “Yo creo que tenía la enfermedad”, dice el hombre, preocupado y triste en partes iguales. Si su hijo estaba contagiado, probablemente él también lo esté: vivían juntos.

Como juntos ocurrieron seis entierros a la vez, con pequeñas cantidades de deudos reunidos en Villa Formosa, algo que toda lógica desaconseja en estas circunstancias. El presidente del sindicato de los sepultureros, Joao Batista Gomes, explicó a Reuters su preocupación por esto: “Que haya tanta gente reunida es un problema, por eso estamos pidiendo que se suspendan todos los funerales”. En tiempos de coronavirus, morir debe ser apenas un trámite más.

Fuente: DW

Le puede interesar: Pompeo denuncia campaña de desinformación del Régimen Chino

Temas: Categorías: China

Querido Lector,

En BLes tenemos un sueño: revivir la honestidad y la verdad.

Actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva, y la gente del mundo está despertando ante la manipulación de la información, las censuras y las fake news.

Nuestros reportajes nunca son influenciados por el interés comercial o político. La prioridad de BLes ha sido siempre, desde de su fundación, reflexionar y reportar sobre política, economía, ciencia, salud y otros temas de actualidad siempre con honestidad y veracidad.

Así, BLes es parte de un cambio trascendental que atraviesa hoy la humanidad, emergiendo como una fuerza recta y virtuosa, guiada por los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

El mundo está cambiando, los medios que no han hecho su trabajo profesionalmente e imparcialmente y se han dejado seducir por beneficios materiales o intereses personales, tendrán que desaparecer, porque el mundo ha despertado.

El periodismo tiene que volver a abrazar los valores, porque el mundo quiere la verdad.

Pronto podremos ver que el periodismo será respetado nuevamente. Se volverá creíble, reportará con veracidad y con rectitud. Somos uno de los pioneros de esta nueva manera de contar las noticias, con consciencia de un nuevo mundo basado en los valores.

Ayúdanos a hacerlo realidad. Apóyanos para continuar con esta misión.