Redacción BLes– En una entrevista concedida a la CNN el 13 de abril, el administrador de la cuenta de Twitter denominada The Great Translation Movement (El Gran Movimiento de Traducción) dijo que su propósito era exponer los contenidos prorrusos y nacionalistas de Beijing en sus plataformas sociales en línea fuertemente censuradas.

El administrador de la cuenta de Twitter, que pidió el anonimato por motivos de seguridad, dijo: “Queremos contrarrestar el esfuerzo de los medios de comunicación chinos afiliados al Estado mostrando a Occidente algunos contenidos que no quieren mostrar”.

Al recopilar publicaciones de Internet de medios de comunicación chinos populares y volver a publicar esos contenidos traducidos en Twitter, la cuenta ha obtenido más de 118.000 seguidores desde su primer lanzamiento a principios de marzo. Las imágenes de la propaganda interna del Estado sobre la guerra de Ucrania, el cierre de Shanghái e incluso su reciente y controvertida política de separación forzada de padres e hijos han entrado en el ámbito de sus informes.

Estos usuarios de Twitter añadieron, además, que sus acciones se producen como reacción a la supuesta hipocresía de China, que afirmó su postura neutral sobre Ucrania, pero hizo circular artículos prorrusos en sus medios estatales y sociales.

La administración dijo: “Queremos que el mundo exterior sepa al menos lo que está pasando dentro porque no creemos que pueda haber ningún cambio desde dentro”.

La persona también dijo a la CNN que el grupo esperaba que Beijing aflojara sus restricciones en estas plataformas para que la gente pudiera alzar su voz, diciendo: “En el discurso principal chino de hoy hay un espacio muy limitado para que la gente que tiene una mente racional pueda hablar.”

“Incluso si hablas y si no te borran, te van a seguir enviando spam… y la gente va a decir que eres un espía… se destruye la dignidad de la propia gente”.

Florian Schneider, director del Centro Asiático de Leiden (Países Bajos), declaró a la CNN: “Las autoridades tienen ciertamente interés en promover su narrativa preferida en Internet, y disponen de los medios técnicos y políticos para “orientar a la opinión pública” sin reparos”.

David Bandurski, director del China Media Project, un programa de investigación en colaboración con el Journalism & Media Studies Center de la Universidad de Hong Kong, dijo: “Incluso antes de la era de las redes sociales, la forma en que China habla internamente a través de sus medios de comunicación estatales es algo que no aprecia que se analice y traduzca para el mundo”.

Redacción BLes

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.