Redacción BLes- Son muchos los servicios de inteligencia internacionales que escudriñan constantemente al régimen chino, en busca de señales que delaten la fecha del ataque probable con el que pretende anexionarse a Taiwán, por la fuerza. 

Si bien el Partido Comunista de China (PCCh) ha propuesto otras alternativas, todas ellas son inaceptables para los taiwaneses, dado que atentan contra el valioso sistema democrático con el que se autogobiernan.

Los resultados del reciente 20º Congreso Nacional del PCCh muestran un politburó más autoritario y propenso a invadir a Taiwán, y el consenso es que la acción militar podría estar más cerca de lo proyectado anteriormente.  

En este caso, las investigaciones y dedicación de la periodista internacional Jennifer Zeng, le permiten plantear un posible plan coordinado a nivel nacional del PCCh para arremeter contra la República de China (nombre oficial de Taiwán). 

Este plan estaría integrado por tres estrategias: la política del Covid Cero, el restablecimiento de un sistema de cooperativas abandonado desde los años 70 y el aislar por completo al pueblo chino de la comunicación por internet con el extranjero. 

La insólita política del Covid-Cero

Es de recordar que desde la aparición del virus COVID-19, los ciudadanos chinos no tienen descanso de las imposiciones de cuarentenas estrictas, que les causan dolorosas restricciones al desarrollo normal de sus vidas. 

Mientras en el resto del mundo la mayoría de esas medidas de control han perdido vigencia, en China, para decenas de millones de personas se convierten en una verdadera pesadilla. 

Para Zeng, el PCCh impone esas normas: “… para controlar a la población, para poner a prueba la resistencia de la gente, y para que se acostumbren a vivir en condiciones tan duras, para que cuando llegue la guerra todo el mundo esté preparado y pueda vivir en condiciones de guerra extremadamente difíciles, durante mucho tiempo”.

Las anacrónicas Cooperativas de Abastecimiento y Comercialización

Zeng postula que el régimen chino pretende autoabastecerse, de tal manera que pueda prescindir en gran medida de los suministros del resto del mundo.

Para facilitar el intercambio de bienes básicos entre los pobladores, el PCCh ha dinamizado un arcaico sistema de mercadeo en desuso desde finales de los años 70, el Gong Xiao She (供销社) nacional de China, o sistema de Cooperativas de Suministro y Comercialización.

Durante su apogeo, ese era un único canal con “… derecho a comprar productos a los campesinos y las fábricas, y la gente solo podía comprar esos productos en estas tiendas. No había tiendas libres. Además, había un sistema de racionamiento. Todo estaba racionado”.

Zeng comparte sus recuerdos de niña: “cuando era una niña pequeña, todo el mundo tenía solo 0,2 kg, de carne de cerdo y aceite de cocina cada mes. Sí, durante un mes, solo menos de medio kilo de carne de cerdo y aceite de cocina”. 

Esas cooperativas empezaron a reaparecer tras 35 años de extinción, a la que fueron condenadas por la creación de tiendas y supermercados de todo tipo en el país.  

Después, se implementaron primero en las áreas rurales, luego surgieron en las ciudades. Datos del 17 de octubre señalan que ya había 1.373 cooperativas solo en la provincia de Hubei, cubriendo casi la totalidad de sus municipios.

Hacia finales del 2021, había alrededor de 677.600 cooperativas en el país. Asimismo, en este año las ventas llegaron a los 407 mil millones de dólares. 

Si bien esta cifra equivale al 13% del total de las ventas nacionales al por menor, retornar a ella es un hecho sin precedentes, y su propagación total podría realizarse muy rápidamente. 

El rol de estas cooperativas, tal como infiere Zeng: “… es controlar todos los recursos y bienes de consumo en China, y este es un paso necesario para que China se prepare para una guerra contra Taiwán”. 

Y agrega: “Tan pronto como estalle la guerra, los EE. UU. y otros países pueden imponer sanciones a China”.

Esta parte de la teoría de Zeng podría verse corroborada por un tuit del internauta, Anonymous_Wxyq, del 30 de octubre, quien expresa una alabanza al regreso a la supuesta prosperidad de los abuelos:

Aldea de Nanjie en un lugar determinado en China, transmisión del altavoz del comité de la aldea del PCCh, de la prosperidad común ¡Todo ha vuelto, y la generación de abuelos ahora está experimentando esa era nuevamente!”

Más aún, otro hilo de tuits del usuario, @__Inty__, se refiere a esos proyectos de aislamiento regional diciendo: “Bienvenido al desarrollo de circuito cerrado, una gran olla de arroz y prosperidad común”.

En otro mensaje, el mismo usuario da unas imágenes sobre ese sistema de aislamiento: “En el futuro, se estipulará que cada comunidad tendrá un taller de producción. Desarrollo de circuito cerrado, empleo segregado, nunca es necesario salir de un área pequeña (prisión) (prisión)”.  

La “Internet chino de la nueva era”

De acuerdo con las observaciones de Zeng, el PCCh también proyecta reemplazar partes de “La pila de protocolos TCP/IP, que es la parte fundamental de la pila de siete capas, la base de la Internet”.

Y agrega que las partes que serán insertadas cuentan con derechos de propiedad intelectual independientes, pertenecientes al PCCh.

Con base en estas modificaciones técnicas, la población china quedará completamente aislada del intercambio con el extranjero a través de Internet.

Tan solo quedarán unos pocos puntos conectados a la Internet exterior, y solo para los militares. En principio, a los sitios web registrados en China solo se podrá acceder desde el interior del país, utilizando un complejo sistema de filtros impuestos por el régimen chino. 

¿Aires de guerra?

Tras los nuevos nombramientos de miembros del politburó, se ha tenido la sensación de que en el PCCh se percibe el fluir de “aires de guerra”. 

Muy evocadora en este sentido, resultó para los críticos la visita que hizo Xi Jinping con miembros del Comité Permanente del Buró Político del Comité Central del PCCh, al sitio conmemorativo revolucionario de Yan’an, de la provincia de Shaanxi, el 27 de octubre. 

De acuerdo con DW del 29 de octubre, el comentarista Bill Bishop comentó: “Xi Jinping parece estar enviando la señal …… para prepararse para los tiempos difíciles que se avecinan y para prepararse para la lucha”.

Para algunos, el futuro no parece tan prometedor. Peor aún, hay quienes consideran que la difícil situación por la que atraviesan los uigures y demás prisioneros sometidos a trabajos forzados en la provincia de Xinjiang pronto se extenderá para la mayoría de la población de raza han. 

Así lo expresa el usuario de Twitter, @Ermuhameed1, en uno de sus tuits del 30 de octubre: “En China, Xinjiang, los tibetanos, los mongoles son ciudadanos de segunda clase, y ahora los chinos han son así”. 

Y agregó: “¿Todavía recuerdas hace unos años, había un dicho muy realista, (Hoy en Xinjiang es mañana para los chinos continentales) Cuando el 20º Congreso Nacional de Xi Jinping fue reelegido, también comenzaron los días difíciles del pueblo Han”.

Definitivamente, la situación actual es muy diferente a la de hace 40 o 50 años. La mentalidad de los chinos ha cambiado, a pesar de la fuerte propaganda impuesta por el PCCh. 

En varias regiones del país, y por diversos motivos, los ciudadanos se han atrevido a rebelarse, luego es de esperarse que no todos se sometan tan apaciblemente como en el pasado. 

Inclusive, es posible que la precaria estabilidad social existente se le escape de las manos al régimen chino, mucho antes de lo que pueda suponerse, a pesar del enorme sistema represivo a su disposición. 

De esta manera, el contexto general que se observa en este gran país oriental, parece propicio a las predicciones de Zeng, y, con ello, aumenta el riesgo de una agresión militar contra Taiwán. 

Los resultados de una campaña así son imprevisibles, pero el mayor perdedor podría ser el PCCh, que incluso se expondría a su desaparición como el máximo regulador de China. 

No obstante, y tal como lo explicó la bien informada Zeng en otro de sus artículos, el pueblo chino es lo suficientemente capaz como para seguir adelante, tras la posible destitución del PCCh. 

José HermosaRedacción BLes

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.