(Minghui.org) En agosto de 2016, la policía arrestó a las Sras. Wang Yu y Yang Aiping, residentes de la ciudad de Dandong, por enviar mensajes de texto que exponían la persecución del régimen comunista chino a Falun Gong, también conocido como Falun Dafa, una disciplina espiritual actualmente perseguida en China.

Las dos fueron detenidas y acusadas a principios de este año por “usar una secta para socavar el cumplimiento de la ley”, un pretexto estándar utilizado por el régimen comunista chino para incriminar y encarcelar a los practicantes de Falun Gong.

Recientemente, la fiscalía local retiró los cargos y fueron liberadas posteriormente.

El departamento de policía exigió a sus familias que pagaran la fianza antes de que pudieran irse a casa. La familia de la Sra. Yang se negó a pagar, afirmando que la policía debería reconocer su error y compensar a la Sra. Yang por el sufrimiento que durante los dieciséis meses de detención ha sufrido, ya que los cargos habían sido retirados. La policía la llevó a su casa.

Después de ser detenidas el año pasado, los familiares de las dos practicantes contactaron con frecuencia a las autoridades pidiendo su liberación. Las familias fueron maltratadas entre la fiscalía y el juez. La policía amenazó a las dos familias, intentando silenciarlas. Incluso le dijeron a la familia de la Sra. Yang que la familia de la Sra. Wang había confesado los hechos en su nombre y que debían hacerlo así para obtener una sentencia menor. En realidad, la familia de la Sra. Wang presentó una denuncia penal ante la procuraduría de Zhenxing contra la policía y el fiscal por abusar de su poder para defender sus intereses personales.

El abogado de la Sra. Yang presentó una petición para que retiraran el caso. El abogado declaró que ninguna ley en China tipifica como delito la práctica de Falun Gong y que la Sra. Yang nunca debería haber sido procesada ya que simplemente estaba ejerciendo su derecho constitucional a la libertad de creencia.

El fiscal de Zhenxing todavía acusó a las Sras. Wang y Yang el 19 de enero de 2017. El juzgado de Zhenxing fijó dos veces la fecha para el juicio y dos veces la canceló. Los expedientes de los casos de las dos practicantes fueron devueltos a la fiscalía las dos veces.

El 13 de diciembre, el tribunal decidió que la fiscalía debía retirar los cargos contra las dos practicantes debido a los cambios en la interpretación del artículo 300. Ya que el congreso popular (órgano legislativo de China) nunca ha promulgado una ley que considere a Falun Gong como una “secta”, el exdictador chino Jiang Zemin ordenó al tribunal supremo popular y a la fiscalía suprema popular emitir una interpretación legal del artículo 300 en noviembre de 1999, que requería que cualquier persona que practicara o promoviera Falun Gong fuera procesada en la mayor medida posible.

Una nueva interpretación legal que reemplazó la versión de 1999 entró en vigor el 1 de febrero de 2017. La nueva interpretación no menciona a Falun Gong y enfatiza que una acusación contra cualquier persona involucrada en una secta debe estar basada en sólidos fundamentos legales. Dado que ninguna ley en China califica a Falun Gong de secta, la acusación contra las dos practicantes carece de base legal.

http://es.minghui.org/html/articles/2017/12/24/107800.html

Categorías: China

Video Destacados