Redacción BLes– El pasado lunes, Hu Xijin, editor en jefe del Global Times, un medio financiado por el régimen comunista chino, alarmó sobre la supuesta escalada de un conflicto bélico que se desataría entre China y Estados Unidos durante el próximo mes de agosto.

A través de un Tweet provocador, Hu insinuó que había tenido acceso a información de algún órgano de inteligencia chino, asegurando que el presidente Trump estaría preparando un ataque a las islas Paracel situadas en el Mar de China Meridional como una manera de impulsar su campaña presidencial.

Las quejas del régimen chino sobre las supuestas maniobras de EE. UU. se amparan en las declaraciones que la administración Trump ha hecho sobre los reclamos de propiedad del país asiático sobre las rutas marítimas en el Mar de China Meridional.

“Beijing utiliza la intimidación para socavar los derechos soberanos de los estados costeros del sudeste asiático en el Mar de la China Meridional, intimidarlos con los recursos marítimos, afirmar el dominio unilateral y sustituir el derecho internacional por ‘el poder hace el derecho’”, escribió el Secretario de Estado Mike Pompeo en un comunicado emitido en julio.

Ante dichas tensiones, no solo los Estados Unidos, sino que Reino Unido, Francia y Alemania han emitido hace poco una declaración conjunta mediante la cual descalificaron los llamados “derechos históricos” que China alega.

La carta presentada ante la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar de 1982, expresa: “Francia, Alemania y el Reino Unido también destacan que las reclamaciones con respecto al ejercicio de ‘derechos históricos’ sobre las aguas del Mar de China Meridional no cumplen con el derecho internacional y las disposiciones de la CONVEMAR y recuerdan que el laudo arbitral en Filipinas El caso de China que data del 12 de julio de 2016 confirma claramente este punto”, según informó Express UK.

En meses pasados EE. UU. impuso sanciones a funcionarios chinos vinculados con abusos y violaciones de derechos humanos en la región de Xinjiang al noreste de China, así como restricciones de viajes y reuniones con diplomáticos chinos como una medida para que el régimen chino sea más transparente en el trato hacia los funcionarios estadounidenses.

A comienzos del mes de septiembre el secretario de Estado, Mike Pompeo, anunció nuevas sanciones en respuesta a restricciones similares impuestas a diplomáticos estadounidenses.

Por otro lado, la semana pasada el Global Times anunció que China “definitivamente iniciaría una guerra justa” en caso de que Estados Unidos decidiera enviar tropas a Taiwán, un país que el régimen chino considera una provincia, insistiendo en desconocer su soberanía.

“Debo advertir a las personas en los Estados Unidos y Taiwán que tienen este tipo de pensamiento. Una vez que den el paso de devolver las fuerzas estadounidenses a Taiwán, el EPL definitivamente iniciará una guerra justa para salvaguardar la integridad territorial de China. La Ley Anti Secesión de China es un tigre con dientes”, escribió Hu en Twitter.

Como indica Newsweek, el Ministerio de Defensa de Taiwán condenó el “acoso y amenazas de China” dado que el Partido Comunista chino desea absorber a la isla bajo su política de “Una China”. De acuerdo con la Ley de Relaciones de Taiwán, Estados Unidos está legalmente obligado a ayudar a defender la isla. 

Mientras tanto, Steve Sang, director del China Institute en Londres, asegura que la amenaza del editor del Global Times “no es necesaria ni justificada”, dado que creía que no había indicios de que el gobierno de Estados Unidos planee desplegar tropas en Taiwán.

“Puedo ver a Estados Unidos mejorando la coordinación y cooperación con las fuerzas de defensa de Taiwán a medida que aumenta la tensión en el Estrecho de Taiwán. Pero aumentar la coordinación y la cooperación o el entrenamiento juntos no equivale a desplegar tropas en Taiwán”, informó Newsweek.

César Munera – BLes.com