Redacción BLes – En el tablero de política internacional los jugadores se están moviendo, y ahora Ucrania está marcando su propio juego al condenar al régimen chino por sus crímenes de lesa humanidad contra los uigures y otras minorías étnicas en Xinjiang. 

El pasado 31 de octubre, Ucrania firmó junto a otros 50 países occidentales la petición colectiva de ajuste de política de derechos humanos del Partido Comunista Chino (PCCh). La petición se gestionó ante la Organización Mundial de Naciones Unidas (ONU) y está vinculada a un informe producido a fines de agosto por la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH). La evaluación de la ACNUDH alertó sobre violaciones de derechos humanos en la Región Autónoma Uigur de Xinjiang de la República Popular China.

La declaración fue hecha durante el debate general sobre derechos humanos en la Tercera Comisión de la Asamblea General de las Naciones Unidas. Anteriormente, la postura de Ucrania había sido neutral, un silencio que en términos de crímenes de lesa humanidad equivale a estar a favor. 

Tomar posición frente a la política de violación de derechos humanos del PCCh hacia los uigures implica que Ucrania pone en juego sus esperanzas de que el régimen chino no apoye a Rusia de alguna manera en el conflicto bélico actual.

Relaciones de Ucrania con China y el Partido Comunista Chino

Desde que empezó el conflicto, al parecer Ucrania esperaba que China tomara un papel relevante para aliviar la crisis actual. Por su parte, el Ministro de Asuntos Exteriores chino, Wang Wenbin dijo que China respeta la soberanía de Ucrania y rechaza el uso de la fuerza para resolver las diferencias.

La amenaza de Putin de usar armas nucleares provocó en septiembre una reacción de China sin precedentes: el Ministerio de Asuntos Exteriores chino, a través de su portavoz Wang, pidió explícitamente un “alto el fuego inmediato” entre los beligerantes en Ucrania. Marcó un cambio de rumbo para una Beijing que hasta ese momento se había abstenido cuidadosamente de tomar partido.

“Se deben seguir los propósitos y principios de la Carta de la ONU, se deben tener en cuenta las legítimas preocupaciones de seguridad de todos los países y se deben apoyar todos los esfuerzos conducentes a la resolución pacífica de las crisis”, dijo Wang.

El contraste entre las narrativas de Xi y del Ministerio de Relaciones Exteriores es más que llamativo e invita a pensar si hay al menos dos Chinas dentro de la misma nación, y revela una lucha de facciones de poder dentro del PCCh.

En su vinculación económica con China, Ucrania exportaba hasta antes del conflicto equipo militar para la construcción de semiconductores, trigo, mineral de hierro y otros insumos primarios. Si China al mismo tiempo continúa su relación económica con Rusia, ¿cuál será el destino de la relación con China?

Las posturas de China en la guerra entre Rusia y Ucrania

En la guerra entre Rusia y Ucrania, China ha dado señales de estar más cerca de Rusia. De hecho, las relaciones entre China y Rusia se han mantenido en un alto nivel de confianza mutua y  apoyo bilateral entre ambos. 

Según un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores de China y su ministro portavoz, Wang Yi, “China está dispuesta a profundizar los intercambios con Rusia en todos los niveles, impulsar las relaciones y la cooperación entre China y Rusia en diversos campos a un nivel superior (…) y proporcionar más estabilidad al mundo turbulento”.

Sin embargo, en el juego de las relaciones internacionales, el PCCh ha sabido dar pasos acertados sin definirse totalmente por ningún “bando”, y proteger solo sus intereses. Así se vio al mismo Wang Yi saludando afectuosamente, esta vez, a Dmytro Kuleba, ministro de relaciones exteriores de Ucrania, en el pasado mes de septiembre.

Por eso, lejos de comprometerse abiertamente con el lado ruso, el régimen chino se ha abstenido cuidadosamente de dar el paso irreversible de prometer ayuda militar a Rusia o de renovar con ella sus declaraciones anteriores sobre la cooperación ilimitada.

¿Naciones Unidas corrompidas por el PCCh?

La presencia del régimen comunista chino en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU parece una verdadera burla. Es un secreto a voces que el PCCh influye en las decisiones de los funcionarios de la ONU a la hora de votar en contra cuando se toca el tema de los uigures. 

“Durante años, el gobierno chino ha utilizado las represalias económicas para intimidar a los miembros de la ONU que interfieren con las críticas al pobre historial de derechos humanos del PCCh”, dijo Louis Charbonneau, director de las Naciones Unidas.

Una vez más, el régimen chino logró su cometido obstruyendo la agenda de Derechos Humanos, y la votación resultó en 19 votos en contra, 17 a favor y 11 abstenciones, incluida en principio la de Ucrania.

Fue un duro golpe a la iniciativa encabezada por Estados Unidos. La negativa de tratar un tema grave es casi inédita en la historia del Consejo de Derechos Humanos. Y también es inadmisible.

“El camino hacia la justicia nunca es fácil”, dijo Omer Kanat del Uyghur Human Rights Project. “El objetivo singular del gobierno chino ha sido silenciar incluso una discusión sobre el tema; no podemos permitir que esto suceda”.

Mientras regímenes totalitarios como los que gobiernan Cuba, o China formen parte de una organización que vela por la vida de millones de personas en el mundo, como son las Naciones Unidas, no se puede garantizar seguridad y protección ante los intereses políticos y económicos que siempre priman y son moneda corriente para silenciar crímenes de lesa humanidad.

Por Paula Verzello – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.