Redacción BLes– La administración del presidente Donald Trump ha planteado nuevas preguntas sobre el origen del virus PCCh o coronavirus después de haber informado que los investigadores al interior del laboratorio de virología de Wuhan tuvieron síntomas de enfermedad similares semanas antes de que se informara sobre el brote.

Un reciente informe del Departamento de Estado indica que “el gobierno de EE. UU. tiene motivos para creer que varios investigadores dentro del WIV (Instituto de Virología de Wuhan) se enfermaron en otoño de 2019, antes del primer caso identificado del brote, con síntomas consistentes tanto con COVID-19 como con enfermedades estacionales comunes”.

“Esto plantea interrogantes sobre la credibilidad de la afirmación pública del investigador principal del WIV, Shi Zhengli, de que hubo ‘cero infección’ entre el personal y los estudiantes del WIV de los virus del SARS-CoV-2 o relacionados con el SARS”, agrega el documento.

Desde que fue anunciado el brote del virus el 31 de diciembre del 2019, la administración Trump planteó la posibilidad de que este hubiera escapado del laboratorio de virología de Wuhan.

El planteamiento sobre el origen del virus PCCh en un laboratorio ha sido corroborado por la Dra. Li Meng Yang, quien denunció la transmisión del virus entre humanos después de haber recibido la orden de investigarlo por parte de su supervisor, el consultor de la Organización Mundial de la Salud, Leo Poon.

Mientras tanto, el informe agrega: “Las infecciones accidentales en los laboratorios han causado varios brotes de virus previos en China y en otros lugares, incluido un brote de SARS en 2004 en Beijing que infectó a nueve personas y mató a una”.

Al respecto, los funcionarios del Departamento de Estado han pedido a los líderes del régimen chino que proporcionen un informe completo sobre cómo se originó el virus, mientras que un equipo de investigadores dirigido por la OMS avanza en territorio chino para hacer las respectivas investigaciones.

“Durante más de un año, el Partido Comunista Chino (PCCh) ha impedido sistemáticamente una investigación transparente y exhaustiva del origen de la pandemia COVID-19, eligiendo en cambio dedicar enormes recursos al engaño y la desinformación”, indica el informe del Departamento de Estado.

“Casi dos millones de personas han muerto. Sus familias merecen saber la verdad. Solo a través de la transparencia podemos saber qué causó esta pandemia y cómo prevenir la próxima”, agrega el documento.

Particularmente la visita de los investigadores a China suscitó las dudas del secretario de Salud y Servicios Humanos, Alex Azar, quien afirmó que probablemente analizarían los informes de los científicos chinos.

“Este alcance defectuoso de la investigación es el resultado de meses de negociaciones durante el verano pasado y hasta el otoño, entre la OMS y China, sin aportes de la junta ejecutiva de la OMS”, señaló Azar.

César Múnera-BLes.com